Así lo asevera su intendente, Luís Rivero Por las obras ejecutadas, San Martín dos dejo de ser un pueblo desconocido Esa fue la razón por la que hizo pública su gratitud al gobernador Gildo Insfrán quien estuvo de visita en el lugar acompañado por los

El intendente de San Martín Dos, Luís Rivero, aseveró que por las obras ejecutadas en los últimos años y el esfuerzo y el trabajo de sus habitantes esa localidad dejo de ser un lugar del territorio desconocido para integrarse geográfica, social y económicamente al resto de la provincia.
Esa fue la razón por la que hizo pública su gratitud al gobernador Gildo Insfrán quien estuvo de visita en el lugar acompañado por los integrantes de su gabinete para dejar inaugurada la moderna plaza “General San Martín” y las instalaciones del edificio de la Municipalidad así como para hacer entrega al director del hospital de una ambulancia cero kilómetro.

“Muchos no conocía nuestro pueblo y hasta hace algunos años se preguntaban dónde queda San Martín Dos y hoy tenemos el orgullo de vivir en un lugar que todos los formoseños conocen por su crecimiento, por sus emprendimientos y por el trabajo de su gente”, resaltó.

“Además , hay una motivación especial en los sanmartinianos que perciben a diario que hay un apoyo permanente de parte del gobernador y de su equipo que brindan respuestas a las inquietudes que les hacemos llegar”, señaló.

“A cada propuesta seria y responsable nuestra hay también una respuesta consecuente”, consignó.

“Eso lo sentimos y lo advertimos cada vez que llegamos hasta el doctor Insfrán o hasta sus ministros para llevarles nuestras inquietudes, proyectos e ideas. Y , por cierto, cuando se trata de pedidos validos, que tienen que ver con el destino comunitario, se convierten en respuestas afirmativas y luego en obras que se ejecutan”, indicó.

El valor del agua

Pero Rivero , si bien valora cada obra que se encara, tiene una cita especial para el agua que cambió la perspectiva de futuro de San Martín Dos.

“En 1999 nosotros atravesamos una larga sequía que se prolongó por once meses. La población estaba desesperada. Apelamos a la laguna Almirón, a 26 kilómetros de nuestro pueblo, cerca de Fortín Leyes y nuestra capacidad operativa no superaba los 1.500 litros de agua cada quince días”, evocó.

“Por eso fue que recibimos con algarabía la realización de la obra del río del Norte, tan esperada por todo el pueblo. Pero le hicimos saber a nuestro gobernador que la obra era de mucha utilidad pero que queríamos aprovecharla al máximo. Es que temíamos que si el agua escurría en algún momento podríamos quedarnos sin ella y fue por eso que le pedimos ayuda para hacer un “anillado” que nos permitiese retenerla”, contó.

“Fue una obra ejecutada rápidamente por decisión del doctor Insfrán y en la actualidad ello nos permite contar con una represa de 20 hectáreas que nos permitió pasar sin problemas una sequía de nueve meses”, relató.

“Este anillado es un orgullo para nuestro pueblo. Gracias, Gildo, por todo esto”, agradeció.

Rivero explicó que ahora la comunidad tendrá la comodidad de recibir el agua en sus propias casas ya que avanza la construcción de la planta de agua potable y el consecuente tendido de la red domiciliaria.

“Por esa a la ultima sequía la sentimos en la distribución pero no en su verdadera dimensión como emergencia”, aclaró el jefe comunal.

Otras obras

Luís Rivero paso a mencionar, además, a otras obras en ejecución.”Lo hago porque cuando las comunidades reciben las respuestas de sus autoridades las disfrutan mas”, explicó. “Y como buenos formoseños, somos agradecidos y de allí nuestra gratitud para con el gobernador y su equipo”, acotó.

Cito el caso de la escuela rural 327 de la colonia San José cuya construcción se esta completando; la escuela 430 de la comunidad aborigen “Osvaldo Quiroga” que ve construir el nivel inicial y el secundario que ya esta casi lista y el nuevo edificio de la Municipalidad que inicio su labor en 1974, en una casa rancho de un vecino para trasladarse luego a un tinglado y en la actualidad cuenta con modernas instalaciones a la que califica como “la casa de todos los sanmartinianos”.

Dijo que también esta en construcción el edificio para la escuela 110 y para la 372 y el matadero municipal que ya está terminado.

“Cuantos cambios ha tenido nuestro pueblo, para mejor y eso hace que los sanmartinianos nos sintamos cada vez mas orgullosos de haber nacido o elegido para vivir en este lugar de Formosa”, manifestó.

Luís Rivero destacó que en materia agrícola “nuestra gente, incluida la comunidad aborigen, ha vuelto a sembrar algodón, gracias al apoyo que recibimos del programa PAIPPA”.

Comentá la nota