Asesoraba a las empresas que debía controlar y tuvo que irse del Gobierno

Se trata de Alfredo Caballero, ex director de Fiscalización. Tiene una consultora que orientaba firmas fiscalizadas por él.
Funcionario y empresario.Todo en el mismo tiempo y sobre el mismo tema.Alfredo Caballero era director de Fiscalización y Defensa al Consumidor, pero también titular de la consultora Proconsult que asesora a empresas que debían rendir cuentas ante Fiscalización.

En el ambiente de la producción el tema era sabido y generaba broncas desde hace tiempo.Pero todo estalló con una denuncia anónima que terminó con la renuncia de Caballero al cargo que ocupaba en el Ejecutivo.

La decisión llegó luego de que se iniciara un sumario para investigar el accionar de Caballero, aunque antes de ello ya estaba la decisión tomada de sacarlo del cargo para reestructurar la repartición.

"La salida del funcionario es multicausal.Por un lado queríamos hacer una reestructuración del área y justo apareció esta denuncia por la que iniciamos un sumario. Existe una incompatibilidad por la función que cumplía Caballero y el rol de la consultora a la que pertenece", aseguró RaúlMillán, subsecretario de Programación Agroalimentaria y Gestión de Calidad, del Ministerio de Producción.

La consultora Proconsult tiene como clientes a firmas conocidas y las sospechas son que la función que Caballero cumplía como fiscalizador oficial (tenía la potestad de habilitar y clausurar comercios e industrias) se mezclaban con la asesoría que prestaba su consultora. De hecho hay denuncias puntuales sobre firmas que fueron clausuradas y habilitadas rápidamente luego de recibir los servicios de Proconsult.

Entre ellas hay al menos una aceitera y una conservera que contrataron los servicios de Proconsult luego de ser clausuradas por el propio Caballero. Además hay empresarios de la sodería que aseguran que fueron perjudicados por la Dirección de Fiscalización.

Las denuncias se cruzan con las realizadas por empleados de la Dirección de Higiene de los Alimentos (del Ministerio de Salud), donde también se acusa de la falta de control y el "tráfico de influencias" para beneficiar y perjudicar a empresas y comercios.

Caballero no es nuevo en el tema.Durante la gestión de Lafalla estuvo a cargo de Industria, Comercio y Defensa del Consumidor y también tuvo conflictos.Uno de los sectores con los que se enfrentó fue el sidrero. "Hablamos en buenos términos con él, de que era incompatible la función y entendió. Su renuncia facilitó todo porque si no deberíamos haberlo separado del cargo para investigar y hubiera demorado todo", explicó Millán.

En la gestión actual. Caballero también fue un buen alumno de las decisiones centrales. Ni bien asumió, acató la orden de dejar de relevar los precios de los supermercados, tarea que esa repartición realizaba cada 15 días como forma de seguimiento de la variación de precios y la inflación. Además tuvo otras decisiones polémicas, como habilitar las oficinas de una repartición pública para que una entidad privada, la ONG Protectora, ofreciera sus servicios arancelados.

La denuncia anónima llegó al Ministerio, a Fiscalía de Estado y a la Comisión de Derechos y Garantías de la Cámara de Diputados.Todo al mismo tiempo.

Más cambios

La salida de Caballero coincide con las modificaciones que quieren en el área. Ahora el Ministerio conducido por Raúl Mercau piensa en cambiar la estructura de Fiscalización y Control. La intención es dividirlo en dos reparticiones distintas. Una se ocupará de la defensa del consumidor y otra de la fiscalización de las industrias y comercios.

"Como está se contraponen los intereses, porque por un lado se busca defender a los consumidores y por otro se tiene relación con las empresas. Hay intereses contrapuestos", aseguróMillán.

Comentá la nota