Asesinó ETA a un jefe antiterrorista.

Asesinó ETA a un jefe antiterrorista.
El agente murió por la explosión de una bomba en su auto; fuerte condena por el primer homicidio del grupo en lo que va del año.
A pesar de las repetidas redadas en su contra, la agrupación terrorista ETA se mantiene operativa, y ayer, en Vizcaya, lo recordó de la peor manera posible, al asesinar a un reconocido agente antiterrorista.

El de ayer no fue un atentado más en el extenso historial de los 826 asesinatos perpetrados por la banda. Fue, sí, el primer homicidio que comete desde que el socialista Patxi López asumió el poder en el País Vasco, el 5 de mayo último, después de décadas de gobiernos nacionalistas.

En un golpe que algunos analistas locales interpretan como un desafío a la política oficial de tolerancia cero hacia ETA, la banda extremista asesinó con una bomba de tipo lapa a un agente especializado en la lucha antiterrorista, identificado como Eduardo Antonio Puelles García, de 49 años y oriundo de Barakaldo.

El artefacto explosivo, de fabricación casera, fue detonado a las 9.05 de ayer en el interior del auto que el inspector de la Policía Nacional había estacionado en la calle Santa Isabel, del municipio vizcaíno de Arrigorriaga.

Puelles García murió poco después de la explosión de la bomba, que produjo un "estruendo seco", según el testimonio de algunos vecinos, y que generó una onda expansiva que afectó, además, a otros cinco vehículos estacionados cerca del de la víctima.

De acuerdo con el relato de uno de los testigos que se encontraban en el estacionamiento, Puelles García no murió en el acto, sino que llegó a pedir ayuda, a los gritos, cuando su auto ya se encontraba envuelto en llamas.

"Ha querido salir y ya lo único que hemos escuchado han sido chillidos. El coche estaba completamente en llamas y no se podía hacer absolutamente nada", dijo el testigo a la prensa española.

El oficial asesinado había ingresado al Cuerpo Nacional de Policía en 1982 y, tras 20 años de carrera, fue ascendido a inspector jefe en 2002. Desde su puesto, que desempeñaba en la comisaría regional de Indautxu, se dedicó a colaborar activamente en las investigaciones para desmantelar posibles atentados terroristas, hecho que lo convirtió en un importante blanco para ETA.

Además, había participado en una decena de operaciones que concluyeron con la detención de más de 70 miembros o colaboradores de la organización terrorista, informaron fuentes policiales (ver aparte).

Entre esas operaciones, las fuentes citaron la desarticulación en 2004 del denominado "comando Vizcaya" y, en 2003, el operativo que permitió desmantelar el "aparato de captación" de nuevos miembros de ETA.

Amenaza directa

Tras conocer la noticia, Patxi López suspendió las actividades de su agenda y condenó en forma inmediata y "rotunda" el atentado. "Este acto terrorista ha acabado con la vida de un trabajador del pueblo, cuyo único delito ha sido esforzarse por garantizar la libertad", dijo.

Luego, en un gesto nada habitual en sus predecesores en el cargo, López amenazó en forma directa a los terroristas vascos. "Voy a lanzar un aviso claro a ETA: vamos a acabar con ellos", dijo, tras lo que agregó palabras no menos duras y encendidas: "Ellos nos han enseñado el camino del dolor; nosotros les vamos a enseñar el camino de la cárcel", aseguró.

López, que es el primer lehendakari proveniente de un partido de origen ajeno al nacionalismo vasco, también convocó a la sociedad a "acompañar" a los distintos actos de protesta que se realizaron ayer y continuarán hoy en el País Vasco.

La primera de estas manifestaciones se llevó a cabo anoche en Arrigorriaga; además, en diferentes dependencias municipales de toda España se rindió homenaje a la víctima con un minuto de silencio en su honor.

En tanto, el Parlamento Vasco convocó una sesión extraordinaria en la que se aprobó por unanimidad un escrito en el que la cámara rechaza sin atenuantes al accionar de ETA y se solidariza, además, con la familia de Puelles García.

Por su parte, el presidente del gobierno español, José Luis Rodríguez Zapatero, respaldó a López en su condena al terrorismo y reiteró su voluntad de erradicar a la banda vasca.

"Mi firmeza y determinación es inquebrantable para acabar con ETA", dijo el mandatario, quien, no obstante, reconoció que un nuevo ataque de la organización era previsible. "Sabíamos que podía volver a ocurrir, pero nunca nos resignamos a aceptarlo", señaló, al tiempo que prometió llevar a la Justicia a los culpables. "Las fuerzas de seguridad ya están persiguiendo a los asesinos", agregó Zapatero.

Por su parte, el líder del opositor Partido Popular, Mariano Rajoy, afirmó que la derrota de ETA "está más cerca que nunca".

Las últimas víctimas

* 2006 Dos ecuatorianos mueren en un atentado en Barajas, el aeropuerto de Madrid.

* 2007 Dos guardias civiles son asesinados a tiros en el sur de Francia.

* 2008 Un ex concejal socialista, un guardia civil y un empresario son asesinados en el País Vasco. También muere un militar por la explosión de un coche bomba en Cantabria.

* 2009 Un importante jefe de la lucha antiterrorista es asesinado con una bomba en su auto.

Comentá la nota