Asesinan a un hombre frente a su familia

Dos ladrones ingresaron a una casa y, luego de discutir con su propietario, lo ultimaron de dos balazos. Uno de los agresores fue detenido por vecinos.

Un hombre de 45 años fue asesinado el sábado por dos delincuentes que ingresaron a su vivienda en barrio Colonia Lola, al este de esta capital, aparentemente con fines de robo. Uno de los agresores estaba prófugo al cierre de esta edición, pero su cómplice, quién presuntamente efectuó los disparos, fue perseguido y detenido por el hijo de la víctima y algunos vecinos, "que le dieron un palizón bárbaro", informaron fuentes policiales.

Pedro Tolosa (45) se encontraba sentado a la mesa con su mujer, su hijo de 22 años y su pequeña nieta de un año y medio. La puerta de su casa, ubicada en la calle Lola Mora al 900, estaba abierta "por el calor", según precisó el jefe del Distrito 3, comisario Miguel Castelló.

Cerca de la medianoche, estaban terminando de cenar cuando los delincuentes ingresaron a su domicilio. Aparentemente, mientras discutía con Tolosa, uno de los agresores se acercó a la pequeña y quiso levantarla, por lo que el dueño de la casa reaccionó echando a los empujones a los dos delincuentes. Una vez en la calle, uno de ellos se volvió y le disparó dos veces, provocándole orificios de entrada y de salida en el estómago. Tolosa se desvaneció frente a su vivienda.

Los agresores arrojaron el arma y huyeron a pie, pero Diego Tolosa (22), el hijo mayor de la víctima que había presenciado todo, persiguió a Sergio Gabriel Quinteros (36), quien presuntamente sería el autor de los disparos, y que había salido de la cárcel hace apenas un mes, luego de purgar una condena de 14 años por robo calificado, según confirmó Sergio Comugnaro, jefe de Investigaciones Criminales de la Policía.

El joven persiguió al delincuente a los gritos, por lo que salió a la calle un grupo de vecinos que festejaba un cumpleaños de 15 a una cuadra y media de la vivienda de los Tolosa. "Eran como seis o siete jóvenes, y junto al hijo de la víctima atraparon al delincuente y le pegaron una paliza tremenda hasta dejarlo inconsciente", contó Comugnaro.

Cuando llegaron los uniformados, detuvieron inmediatamente a Quinteros, y continuaban buscando a su cómplice prófugo. La familia Tolosa llevó a Pedro, malherido, al Hospital de Urgencias, pero falleció momentos más tarde por la gravedad de las heridas.

Comentá la nota