En los aserraderos destruidos por el temporal hace una semana en Santa Rosa, buscan la reactivación

Propietarios de los aserraderos que fueron destrozados en su infraestructura y maquinarias por la tormenta del lunes pasado iniciaron de inmediato gestiones para volver al funcionamiento a la brevedad, ya que unas ochocientas familias quedaron sin el sustento, consecuencia de esta paralización de sus lugares de trabajo. El panorama de industriales y familias damnificadas por el fenómeno meteorológico aún es desolador.
Mientras se efectiviza la asistencia de elementos y acciones inmediatas luego del tornado del lunes pasado que causó numerosos destrozos en viviendas y aserradores de Santa Rosa, estos últimos generadores de producción y empleo gestionan ayuda para que cuanto antes puedan volver a su funcionamiento normal, atentos al número de mano de obra que conlleva.

El objetivo de esta industrias "es volver a trabajar en lo inmediato debido a que han quedado sin sustento unos ochocientos obreros", explicó el propietario de una de ellas, Juan Ramón Sotelo, en declaraciones a FM La Ruta.

Advirtió que "unas 800 familias van a generar un caos social y económico y fue lo que se le hizo ver al electo gobernador Ricardo Colombi y al intendente Pedro Juan José Encinas, porque esas familias al no tener sustento se van a volcar a estas instituciones".

Recordó que gestiones encaradas de forma inmediata por los empresarios los llevó a las oficinas de Ricardo Colombi en la ciudad de Corrientes y también mantuvieron reuniones con autoridades del Banco de la Provincia, en Saladas, para los que poseen con cuenta corriente en la sucursal de esa ciudad y en Santa Rosa mismo, en el Salón de Usos Múltiples, para quienes operan sus cuentas en este lugar.

"En principio el Gobierno nos prometió un crédito en 12 cuotas a tasa subsidiada; no es ningún regalo -admitió- pero tampoco queremos que sea un regalo, lo que queremos es volver con la reconstrucción en lo inmediato", remarcó Sotelo.

Cabe aclarar que la mayoría de los aserraderos ya comenzaron a levantar los restos de las instalaciones que han quedado de la tormenta, pero explicó el empresario que "para estas obras se necesitan pocos trabajadores, lo fuerte está cuando todo funciona y se emplea unos 60 obreros diariamente".

Las gestiones de productores ante el Banco de la Provincia de Corrientes lograron que funcionarios lleguen a Santa Rosa para reunirse con los afectados por el temporal del lunes pasado, como se indicó antes, a través de las cuales los industriales buscan créditos blandos para volver a invertir en sus emprendimiento y comenzar inmediatamente a trabajar.

También desde el Ministerio de la Producción llegaron para interiorizarse de las necesidades y ofrecer algunos subsidios que pueda ayudar a encauzar la economía de la localidad.

El paso de la tormenta por Santa Rosa causó pérdidas elevadas y gran parte de los aserraderos perdieron maquinarias e infraestructura.

Comentá la nota