Se aseguró la Argentina acuerdo anticrisis por u$s 1.800 millones

• Es el Swap con Brasil. No involucra un compromiso comercial
Ya está todo listo para que la Argentina suscriba el segundo acuerdo para fortalecer sus reservas en caso de crisis financiera. Tras la firma del pacto con China en abril, ahora es el turno de hacer lo propio con Brasil: el compromiso involucra la suma equivalente a u$s 1.800 millones.

Según lo dispuesto por el Banco Central y el Ministerio de Economía con sus contrapartes del país vecino, Brasil se compromete a liberar 3.500 millones de reales en caso de una crisis que se desate en la Argentina. Y el país, de la misma manera, dispone de 6.600 millones de pesos para ayudar a los brasileños si fuese necesario.

Si la Argentina precisara los reales, deberá entregar a cambio los pesos por la suma equivalente para completar la operación de swap (o canje) de monedas. En el contrato se dispone que los reales podrán ser convertidos a dólares u otra moneda directamente en el mercado brasileño.

Fuentes involucradas en la negociación explicaron que «el acuerdo es estrictamente financiero y no involucra compromiso comercial alguno».

Lo mismo se había aclarado cuando se firmó el convenio de u$s 10.000 millones con China. En un primer momento se especuló que involucraba la apertura del mercado comercial, hoy muy trabado con ese país, pero esto fue rápidamente desmentido.

A fines de la semana pasada había trascendido que el ministro de Hacienda brasileño, Guido Mantega, llegaría a la Argentina el último martes para rubricar el acuerdo. Pero problemas de agenda pospusieron el viaje, que por el momento no tiene fecha definida. El presidente brasileño Lula da Silva también se comprometió con la presidente Cristina de Kirchner cuando se encontraron en Ginebra a principios de esta semana a extender el crédito de resultar necesario.

Desde el Gobierno argentino no escondieron el interés por llegar a un acuerdo de swap similar con el Tesoro norteamericano. Pero se considera improbable que el Gobierno de Barack Obama esté dispuesto a dar semejante apoyo, mucho menos con un país que no mantiene relación fluida con el FMI. Brasil, sin embargo, accedió a un swap de u$s 30.000 millones que resultó fundamental para estabilizar el mercado cambiario.

Por otra parte, es posible que Brasil firme estas líneas de compromiso financiero con otros países de Latinoamérica, lo que serviría como una clara muestra de liderazgo regional.

Comentá la nota