Aseguran que en unos días habrá plata para las cloacas

Las obras cloacales suspendidas o con amenaza de serlo ante la falta de pago a las firmas contratistas por parte de Aguas Santafesinas SA (Assa) podrán recuperar su ritmo si se cumple la promesa del gobierno provincial.
Ayer, el ministro de Aguas, Servicios Públicos y Medio Ambiente, Antonio Ciancio, aseguró que entre esta semana y la próxima se "garantizarán los fondos necesarios para que las obras continúen". Se trata del tendido de la red cloacal en los barrios Bella Vista Oeste y Azcuénaga Sur, y la construcción del colector ribereño. Sobre esa última obra, a la que Ciancio definió como "tan importante para el verano", aseguró que estará terminada en el plazo previsto.

Desde Assa confían en que las remesas correspondientes al pago de certificados de obra de las empresas Obring SA (a cargo del colector), Edeca y Mundo Construcciones (al frente del tendido de cloacas en dos populosos barrios rosarinos) lleguen a tiempo para lograr que los trabajos, hoy demorados o al borde de la parálisis, retomen su normalidad.

Hasta ahora, Obring anunció un parate porque no cobra desde mayo, Edeca amenazó con imitarla si el lunes no llega el dinero y sólo Mundo Construcciones mostró más paciencia, aunque admitió que se han reducido el ritmo y el personal en la obra.

Las deudas suman varios millones de pesos: a Obring ya se le deben 2,5 y a Edeca casi 1,6. En Mundo Construcciones prefirieron no dar la cifra, pero de hecho el total presupuestado para las obras de cloacas en Bella Vista Oeste y Azcuénaga Sur, que brindarán el servicio a unas 13 mil personas, llegan casi a 15 millones en total.

Assa es el organismo legalmente responsable de los pagos, aunque la inversión queda a cargo del tesoro provincial y por eso fue el propio Ciancio quien esta vez se hizo cargo de la promesa de pago.

El gerente de Relaciones Institucionales de Aguas, Guillermo Lanfranco, confió en que se puedan empezar a cancelar certificados de obra entre fin de esta semana y la próxima, tal como anunció el ministro.

Si se cumple lo prometido, Lanfranco estimó que el cronograma de trabajo no tiene por qué resentirse, siempre que no se sume otro factor, por ejemplo climático. "Hoy por hoy no está en discusión el tema de los plazos, porque las obras siguen en marcha", afirmó.

Lo cierto es que la construcción del colector cloacal ribereño, vital para el uso recreativo del río, tenía plazo para fin de año. Al respecto, Ciancio se mostró optimista de que el verano llegue con la obra terminada. Todo dependerá de que, antes, llegue la plata.

Comentá la nota