Aseguran que Santiago forma parte de la cadena en la mafia de los medicamentos

Mientras la policía analiza antibióticos que habrían sido adulterados, hay preocupación por la venta ilegal de remedios de venta bajo receta en almacenes y quioscos. Advierten que hay vendedores que llegan de otras provincias y una estructura informal de comercio.
Mientras la investigación sobre remedios truchos avanza a nivel nacional con nuevas revelaciones cada día, en Santiago hay preocupación por la oferta de remedios de venta bajo receta en quioscos y supermercados, y la Policía Federal ya estudia medicamentos que fueron hallados a la venta en la vía pública y que habrían sido adulterados. En este contexto, diversas fuentes consultadas por EL LIBERAL aseguraron que Santiago forma parte de la cadena en la mafia de medicamentos a nivel nacional, en la que vendedores llegan desde otras provincias a proveer productos que alimentan el mercado informal e ilegal de fármacos.

"En Santiago hay un mercado negro y nosotros hemos secuestrado medicamentos de vendedores ambulantes que comercializaban medicamentos de receta en la plaza del barrio 8 de Abril", dijo el juez de faltas Marcelo Agüero, que lleva adelante la principal investigación sobre medicamentos truchos en la provincia.

Entre los medicamentos secuestrados en esa oportunidad se cuentan antibióticos que podrían haber sido adulterados, según sostienen desde la Justicia, y actualmente la Policía Federal está analizando las muestras.

Agüero señaló que en Santiago "se está violando el artículo 204 del Código Penal, que hace referencia a la venta de medicamentos no autorizados y que requieren receta, y el 208, que está vinculado al ejercicio ilegal de la farmacia". El juez dijo que por estas horas se sigue la pista de la venta de medicamentos que requieren receta en algunos quioscos y despensas, indicio que fue confirmado por fuentes del Ministerio de Salud de la provincia.

Las autoridades judiciales indicaron que este tipo de comercios no pueden vender ningún tipo de medicamento.

Desde el Colegio de Farmacéuticos, Hugo Navarro dijo que "muchas veces hay comerciantes que se ven sorprendidos en su buena fe, y venden este tipo de productos sin saber que es ilegal". EL LIBERAL realizó una ronda de consultas entre quiosqueros del centro, quienes aseguraron que algunos medicamentos como aspirinas, analgésicos y Dipirona son provistos por "los mismos mayoristas que nos traen los cigarrillos y las golosinas".

El juez de Faltas Marcelo Agüero aseguró que "si esto se confirma, los mayoristas podrían estar cometiendo un delito gravísimo, porque es violación de la ley de farmacias".

Hugo Navarro señaló que "hay estructuras ilegales que se dedican a esto, que normalmente vienen de Buenos Aires, Rosario y ciudades más grandes, donde acceden a los medicamentos ya sea robados o falsificados, y los distribuyen por todo el país".

El presidente del Colegio de Farmacéuticos indicó que la venta irregular es tan grave y peligrosa como la adulteración de los medicamentos. "Por más que sean medicamentos originales, si son vendidos fuera del circuito de las farmacias, generalmente han sido fruto de un robo y las condiciones terapéuticas se ven alteradas por cuestiones de conservación – explicó Navarro – hay medicamentos que requieren estar en ciertas condiciones de temperatura y de humedad, y por más que sean de buena calidad, al entrar en este canal Hay condiciones de conservación que requieren como temperatura, humedad. Por más que sean medicamentos de buena calidad, al entrar en este canal terminan volviéndose peligrosos".

Navarro indicó que "el gran problema es que no hay ningún tipo de control porque la Anmat, que vigila la venta y circulación de medicamentos, no puede ejercer un control sobre un establecimiento que no está habilitado para esto".

Silvia Martín, de la Secretaría Técnica de Farmacia, adhirió a esta preocupación, al señalar que "en una farmacia, los medicamentos son controlados por un director farmacéutico o un profesional que sabe de esto, pero en un almacén o un súper nadie lo ve". Desde este órgano oficial, se buscará aunar fuerzas con las autoridades municipales para poder realizar controles en los comercios. Mientras tanto, desde el Juzgado de Faltas se preparan nuevas inspecciones para poder detectar los puntos donde se producen estos ilícitos.

Comentá la nota