Aseguran que no peligra el abastecimiento de carne en la provincia para este año.

En las últimas horas, la Federación de Industrias Frigoríficas Regionales Argentinas -Fifra- alertó que se restringirá el abastecimiento de carne como consecuencia de la sequía que afecta a varias regiones ganaderas y eso derivaría, ante la menor oferta, en un aumento de precios. Desde la Sociedad Rural de Formosa descartaron que esta situación se concrete en la provincia porque las pérdidas de animales fueron escasas.
En un comunicado, el presidente de la Fifra, Daniel Urcía, afirmó que "el comienzo de año no ha sido fácil para la industria de la carne y se delinea un panorama de incertidumbre para 2009. La oferta disponible para faena disminuirá y afectará a una industria que aporta trabajo y genera divisas para el país." Según la entidad nacional, la sequía afectó el 80% de los campos ganaderos de la Argentina, lo que tendrá un fuerte impacto sobre la cadena de la carne, desde el productor primario hasta la industria. "Es primordial el sostenimiento de la industria de la carne, con toda la actividad que desparrama sobre pueblos y ciudades", sostuvo la entidad, y recordó que el Ministerio de Trabajo había prometido ayudar con subsidios a los trabajadores y las industrias mas afectadas.

Por la sequía, dice el dirigente, "Santa Fe podría perder un millón de cabezas de ganado, y los cálculos por lucro cesante en el resto se tornan ciertamente incalculables". Según el comunicado de Fifra, lo mismo se prevé que ocurrirá en las áreas donde la ganadería fue desplazada oportunamente por el efecto soja.

No hubo descapitalización de animales

Mientras tanto, el titular de la Sociedad Rural de Formosa, Dr. Carlos Montoya, afirmó que "sin dudas" hay una situación anormal en todo el país, pero el sector productivo formoseño ha ido trabajando firmemente para no sufrir el impacto. "Si bien es cierto que la liquidación de vientres, mortandad por sequía y la crisis mundial es grande, los productores locales que no pudieron comercializar el año pasado lograron retener los animales mediante la mejora de corrales, lo que derivó en que la provincia no se descapitalice", explicó.

Para Montoya, las dificultades de comercialización que se dieron a partir del año pasado llevaron a que la zafra de terneros que debía salir de la provincia no salió con la regularidad de otros años. El ejemplo mas notable es la cantidad de remates que se realizaron en la provincia durante el año pasado, porque durante el 2007 se realizaron más de 20 remates y en el 2008 hubo sólo 7.

La consecuencia inmediata de los pocos remates sin que se pierdan grandes cantidades de animales por los factores climáticos derivó en una sobrecarga de los campos, situación que no se convirtió en inconveniente porque los productores contaron con la ayuda de créditos.

Stock y faenas

El informe nacional de Fifra asegura que "Chaco, Corrientes y parte de Córdoba también sufrieron problemas climáticos que tendrán alto impacto sobre el stock -dice el texto-. Los cordobeses admiten un recorte de 500.000 cabezas. La Pampa habría perdido alrededor de 350.000 animales. Los animales que superaron los embates de la seca tienen entre 60 y 70 kilos menos del peso habitual para esta época del año", lo que repercutiría en forma directa en la actividad frigorífica. La situación en Formosa difiere del diagnóstico. "Sabemos que hay faenas locales en frigoríficos que representan el 35% de la carne que se consume en la provincia, porque el resto se trae de afuera, aunque también se da el caso de faenas clandestinas que componen este 66% restante. Desde la sociedad Rural venimos trabajando desde hace años en la posibilidad que se habilite un frigorífico de tráfico nacional porque existe el volumen de materia prima para abastecer tanto el mercado interno como el externo otorgándole valor agregado que beneficiaría a la economía formoseña", asegura Montoya. La clave estaría en la precaución, ya que muchos campos durante años trabajaron bien y están preparados para dar el salto cualitativo que promueven desde la entidad ganadera porque invirtieron en pasturas, genética y rendimientos

Efectos

secundarios

La Fifra considera que la situación es grave en el país porque la crisis internacional afectó también al mercado de cueros, que está hoy con categorías de cueros que tienen valor cero y que generan fuertes pérdidas, con los gastos adicionales que generan la conservación o los semiprocesos. El mercado interno de cueros absorbía el 20 por ciento de la producción total de cueros vacunos procesados, al menos hasta que se desencadenó la crisis internacional. Hoy, el mercado no existe y la situación se agrava", dijo.

Comentá la nota