Aseguran que es delicada la situación de la producción bananera formoseña.

Integrantes de la Asociación de Productores Bananeros de Laguna Naineck manifestaron nuevamente que las largas sequías que vive la provincia golpean fuertemente al sector, que viene soportando desde el pasado año situaciones adversas por fenómenos naturales.
Según dijeron, el factor climático provocó el año pasado la reducción de más de mil hectáreas de cultivo "por abandonos a razón de estos efectos y la desatención por parte del Gobierno provincial".

"A un año de producirse los fuertes fenómenos naturales que comenzaron a destruir nuestros cultivos (sequías, heladas y tormentas) y que ponen en peligro el futuro de la producción, no hemos visto una reacción mínima por parte del Gobierno provincial; desde ese tiempo y hasta la fecha, seguimos soportando los golpes de la naturaleza y también seguimos teniendo un inexplicable silencio del Gobierno provincial", declararon.

Pérdidas

Ante esto, responsabilizaron al ministro de la Producción y Ambiente, Luis Basterra, y al propio titular del Ejecutivo provincial de "las pérdidas que ya sufrimos y que se producirán este año, que se estiman en una reducción de más del 50% en la calidad y cantidad de producción", debido a que "no hubo respuesta alguna a los innumerables pedidos de ayuda".

Además, dijeron que habrá "cientos de parcelas que pasarán a engrosar la cifra de las que ya fueron abandonadas el año pasado", con "las consecuencias sociales que dicha situación trae aparejadas".

"Es imperiosa la necesidad de contar con una urgente respuesta favorable a los reclamos que venimos realizando al Gobierno de la Provincia. Insistimos en que se arbitren todos los mecanismos del Estado provincial y nacional que fueren necesarios para auxiliar a la producción y a los productores, quienes nos encontramos sin recursos mínimos para sacar adelante nuestros cultivos", manifestaron.

Comentá la nota