Aseguran que coparticipación e ingresos están estabilizados

Luego de la caída de las regalías y los vaivenes económicos generados por la crisis financiera internacional, el ministro de Economía, Juan Manuel Campillo, sostuvo que la proyección para este último trimestre es de una situación “prácticamente normalizada respecto a octubre”, dado que “los ingresos por coparticipación nacional están dentro de la media del último semestre, y hay un idéntico comportamiento para los ingresos coparticipables provinciales, con las regalías petroleras en leve suba”.
En declaraciones realizadas a un medio capitalino, el ministro manifestó que “no hay altibajos a la vista”, dado que “los ingresos nacionales van a estar dentro de lo que fue previsto”, con “un promedio anual por coparticipación de 76 millones de pesos, que no se presume que puedan bajar a pesar de los ajustes que implica una crisis como la actual”.

No obstante, Campillo reconoció que en el caso de las regalías que percibe Santa Cruz por la explotación petrolera “hay 210 millones de pesos que ya no van a ingresar y que generan un impacto en cadena, porque es un ingreso coparticipable a los municipios, que afecta también a otros organismos, porque un 2 por ciento está destinado a la construcción, a través del IDUV, para áreas como Educación, Salud y Turismo”.

“Es mucho dinero. En la realidad sabemos que las regalías van a cerrar en el orden de los 715 millones por todo concepto”, precisó el titular de la Cartera Económica, quién si bien reconoció que hay estudios y compromisos de inversión por parte de las petroleras, las estimaciones muestran que “de ninguna manera podrían superarse los 800 millones de pesos para el año que viene”.

Luego de una “observación optimista para el 2008” que se vio afectada por el paro petrolero y la caída del precio internacional del crudo, el ministro centró sus esperanzas en el Plan Petróleo Plus, lanzado recientemente por el Gobierno Nacional y en los compromisos de inversión asumidos por las petroleras que operan en la provincia, aunque aclaró que se esperan algunos resultados recién para el año que viene “No se va a dar un incremento explosivo”, dijo.

Meseta

En otro tramo de la entrevista, Campillo se refirió a las diferentes medidas que se han adoptado para hacer frente a la crisis, aunque aclaró que “ninguna va a tener un impacto en 30 días”.

“No estamos avizorando un desplome, pero tampoco una explosión de nuestros ingresos. Entramos en una meseta y en este contexto la perspectiva es dejar quietos nuestros gastos.

Todos los organismos están tomando medidas de austeridad respecto de no crear programas de gobierno excesivamente onerosos porque no sabemos si los vamos a poder sostener”, especificó.

Frente a este panorama, el funcionario consideró que el mayor desafío es “buscar la eficiencia priorizando los programas que tengan que ver con la Salud, la Seguridad y la Educación”, mientras que en lo que hace a su Ministerio indicó que “la prioridad es la recaudación, que es la que le da sustento a los otros organismos”.

“El año se cierra, pero con problemas”, reconoció Campillo, quién sostuvo que “están todas las herramientas para poder hacerlo” y mencionó distintas medidas que se están impulsando, tales como planes de facilidades de pago y una nueva Ley de Tasas que está en la Legislatura.

Mayor transparencia Por otra parte, consideró que “un Estado serio como el de Santa Cruz debe hacer un análisis serio de sus números” y en tal sentido destacó el envío del presupuesto ejecutado a la Legislatura. “Y lo vamos a seguir mandando, porque necesitamos que todos los representantes de la provincia lo comprendan y lo analicen con sus asesores, porque es una señal muy clara la que estamos dando”, agregó. En este contexto, Campillo recordó que anteriormente al ejecutado se enviaba luego del cierre del Ejercicio, en abril o mayo del año siguiente, y recién llegaba a la Legislatura después que lo terminaba de analizar el Tribunal de Cuentas. “Ahora estamos mandando el ejecutado casi en tiempo real, remitimos en noviembre los números consolidados y controlados de septiembre; y estamos trabajando para cerrar los de octubre, y también van a ser remitidos”, indicó el funcionario, quién señaló que “el mensaje es que nadie debe hacerse el distraído y ver los números como los quiere ver, porque el Ejecutivo no los está leyendo como quiere”. “Los estamos leyendo -dijo- con la seriedad del caso, y estamos abiertos a cualquier tipo de consultas serias respecto de esto y no que se diga que algunos números van a subir un tanto por ciento porque no es así”.

Comentá la nota