Aseguran que Chávez "no avisó" a la Argentina de las estatizaciones

Aseguran que Chávez "no avisó" a la Argentina de las estatizaciones
El Gobierno aseguró que Hugo Chávez "no avisó" que iba a nacionalizar en Venezuela tres empresas de capitales argentinos, y ratificó que hará "todo lo posible" para defender los intereses nacionales.
Así lo aclaró el ministro del Interior, Florencio Randazzo, quien además descartó que la administración de Cristina Kirchner vaya a estatizar empresas en el país, como lo había deslizado la oposición en plena campaña electoral.

Un duro golpe recibió el Gobierno al enterarse por televisión la semana pasada que Chávez, quien había visitado El Calafate pocos días antes, anunció la nacionalización de tres empresas del grupo Techint.

En plena carrera para captar votos, los principales ministros del Gabinete tuvieron que salir a aclarar que el Gobierno intercederá antes Chávez para evitar una expropiación y negociar una compensación para los inversores argentinos.

Primero fue el ministro de Planificación, Julo De Vido, y ahora se sumó Randazzo, quien aseguró: "Defenderemos esos intereses (argentinos) como ocurrió con Sidor".

El presidente venezolano anunció que nacionalizará un grupo de empresas, entre las cuales se encuentran dos argentinas del grupo Techint y una en la que esa firma tiene gran cantidad de acciones.

Se trata de las firmas Tavsa, productora de tubos de acero sin costura, controlada por Tenaris; Materiales Siderúrgicos S.A. (Matesi); y Complejo Siderúrgico de Guayana (Comsigua).

La primera es propiedad de Techint; la segunda pertenece en forma compartida al grupo argentino y a la Siderúrgica del Orinoco (Sidor); y en la última hay una importante participación accionaria argentina.

La administración de Cristina Kirchner ya pasó por una experiencia similar cuando Chávez intentó expropiar Sidor, y tras un año de negociaciones logró que el venezolano pagara 1970 millones de dólares por la firma.

Chávez cedió a principios de este mes y adelantó parte del pago al grupo encabezado por Paolo Rocca, accionista mayoritario de Techint, quien por medio de voceros agradeció las gestiones de la Jefa de Estado para salvar la compensación.

Por ello, no se descarta que Rocca apele a la intervención del Gobierno para que Chávez no termine expropiando las empresas sin abonar un sólo dólar.

En ese sentido, Randazzo ratificó que el Gobierno "va a hacer todo lo que esté a su alcance para defender las empresas argentinas, como lo ha hecho con Sidor".

La decisión del presidente caribeño llegó en un momento en el que las disputas políticas en Argentina están potenciadas por el reñido camino a las elecciones del 28 de junio próximo.

Ni bien trascendió la noticia, Francisco De Narváez, Mauricio Macri y Elisa Carrió criticaron duramente al oficialismo por su "amistad" con Chávez.

Las críticas apuntaron principalmente contra el ex Presidente y candidato a diputado por la Provincia de Buenos Aires, Néstor Kirchner, a quien la oposición acusó de saber de ante mano la decisión venezolana.

Por ello, Randazzo aclaró en declaraciones radiales que el presidente venezolano "no avisó" que iba a nacionalizar empresas argentinas en su país y descartó que ese haya sido el motivo de su visita a El Calafate, tierra de los Kirchner, hace diez días.

De Narváez, del peronismo disidente, y Carrió, de la Coalición Cívica, coincidieron en que Chávez "le marca el rumbo" a la gestión de Cristina Kirchner y hasta deslizaron que la Casa Rosada podría estatizar empresas.

Pero Randazzo lo descartó y añadió que "el Gobierno tiene una posición diferente a los venezolanos porque cree en un capitalismo nacional y en la necesidad de la intervención del Estado en áreas específicas".

"No vamos a salir a estatizar empresas", afirmó -molesto-Randazzo y agregó que "es un disparate que digan que viene el chavismo" después de las urnas del 28 de junio.

Comentá la nota