Aseguran que Botnia arrojó más de 70 kilos de mercurio al río en los últimos seis meses

La pastera de Botnia completó su tercer semestre de operaciones en Fray Bentos y la Dirección Nacional del Medio Ambiente (DINAMA) difundió un informe sobre las emisiones, calidad del ambiente y eventos especiales ocurridos en ese período.
En el texto, el organismo insistió en que “el desempeño de la planta continúa cumpliendo con la normativa y criterios técnicos”. No obstante, omitió el detalle de las sustancias químicas y contaminantes que la fábrica está volcando al río Uruguay y cuáles son las consecuencias a largo plazo.

Un dato importante lo constituyen los casi 74 kilos de mercurio que arrojó los últimos seis meses al agua, lo que representa un riesgo para la salud humana y del medio ambiente.

En ese sentido, aparte de las emisiones gaseosas, residuos sólidos y efluentes líquidos, la planta ha estado vertiendo al río otras sustancias, entre las que se cuentan el amonio, nitrato, clorato, sustancias fenólicas, clorofenoles, ácidos resínicos, esteroles, arsénico, mercurio, cadmio, cobre, cromo, níquel, plomo, cinc, sodio, hierro, sulfuro, cianuro y detergentes, cuyos valores se dieron en miligramos por litro de efluente.

Llevadas dichas cantidades a kilos y a modo de ejemplo, durante el período analizado se vertieron al río 2.950 kilogramos de cromo, 74 kilos de mercurio y 885 kilos de plomo. Lo que despierta la alarma de los ambientalistas que exigen el cierre de la celulosa.

El tema del mercurio

Dado que en Uruguay se están tomando medidas para limitar el uso del mercurio, interesa detenerse en los 74 kilos de este metal emitidos por Botnia durante el semestre analizado. El mercurio es un elemento básico que se encuentra en la corteza terrestre. Los seres humanos no pueden crearlo o destruirlo.

Es una sustancia tóxica y persistente que cuando se libera al ambiente, eventualmente se deposita en el suelo y en el agua. Una vez allí, los microorganismos lo transforman a metil-mercurio, que se bioacumula en las cadenas alimenticias, por lo que representa un riesgo para la salud humana y el medio ambiente.

El mercurio puro es un metal líquido. Se utiliza en varios productos de uso domestico, tales como termómetros, interruptores y lámparas. Se encuentra naturalmente en rocas como el carbón mineral, que cuando es quemado el mercurio pasa al ambiente. Las plantas de energía eléctrica que queman carbón mineral son una fuente muy importante de emisión de mercurio al aire.

La incineración de residuos peligrosos, la producción de cloro, la rotura de productos que contienen mercurio, el tratamiento indebido y la inapropiada disposición final de productos y residuos con mercurio también pueden liberar mercurio al ambiente, según informó RAP-AL Uruguay.

A nivel mundial, se está trabajando para que el mercurio sea incluida en la lista de sustancias a ser eliminadas en el Convenio de Estocolmo, por ser una sustancia tóxica bioacumulable, persistente y que se biomagnifica. En conjunto con esto se está llevando a cabo una campaña a nivel regional para la minimización de las fuentes domésticas de mercurio. Es en ese contexto de preocupación generalizada por el mercurio que deben analizarse los 74 kilos de mercurio emitidos durante casi seis meses por Botnia.(El Argentino)

Comentá la nota