Aseguran que bajó el consumo de pan.

Sostienen que, por la crisis económica, la gente compra "hasta un 30 por ciento menos" y que subieron los insumos.
El presidente de la Cámara de Industriales Panaderos, Martín Petrocelli, aseguró ayer a El Tribuno que "se retrajo hasta un 30 por ciento el consumo de pan" en los últimos meses por la crisis económica. Advierten además que el sector vive un momento complicado por el aumento del gas.

"En los últimos meses bajó el consumo de productos de panadería hasta un 30 por ciento. Es un indicador importante sobre el momento que está atravesando la sociedad, porque significa que la gente se está restringiendo hasta en lo más básico de la canasta familiar", indicó Petrocelli.

El representante empresario afirmó además que "por ahora no se analiza elevar los precios, pero el sector atraviesa un momento difícil por la suba de los insumos básicos".

Según destacó, "el incremento del gas para los comercios del rubro supera el 200 por ciento". "Este encarecimiento es crítico y pone en riesgo a la gran mayoría de las panaderías, ya que actualmente casi todas tienen hornos a gas y sólo un tres por ciento utiliza leña", describió Petrocelli.

El precio sugerido por la Cámara de Industriales Panaderos es de $4 a $5 por un kilo de francés y el último aumento unificado y oficializado se produjo en julio de 2008.

Impacto de la harina

Desde la Cámara se aseguró que, en los últimos meses, también influyeron en las cuentas los aumentos de los insumos que se utilizan para fabricar las distintas variedades.

La bolsa de 50 kilos de harina supera los $50 y subió un 18 por ciento desde el año pasado. Un local mediano utiliza al menos unos 400 kilos por día para abastecer su demanda.

"Hay muchos elementos que vienen erosionando la rentabilidad de la actividad. Realmente estamos haciendo un esfuerzo para no modificar los precios porque entendemos que el pan es un producto muy sensible en este momento", declaró Petrocelli.

El sector también reclamó porque "la presión impositiva se ejerce permanentemente sobre los que están en blanco, pero no se hace nada contra los que trabajan en la ilegalidad que, sin tributar, ejercen una competencia desleal para el que se mueve dentro de las normas impositivas y laborales".

El representante de los panaderos afirmó además que "en el contexto actual se siembra cada vez más soja y cada vez menos trigo. Hay que pensar que esta realidad podría determinar un mayor encarecimiento de la harina y un margen de ganancias aún mas bajo".

Comentá la nota