Aseguran que el arsénico en el agua es peligroso

Un reconocido investigador afirmó que, en Junín, el contenido se eleva a 0, 52 mg/l.
Los contenidos arseniosos son altamente cancerígenos, contaminantes y netamente perjudiciales para la salud humana y la ecología. Estamos en una zona de riesgo y cuasi desastre”. Las palabras no describen una situación en Africa, sino lo que, según Esteban Martín Bratanich, profesional de la organización CONINDEL-TA, sucede en Junín.

Las aseveraciones nacieron después de una serie de estudios que realizó este ingeniero y doctor en aguas, clima y suelos. “Lamentablemente, los resultados han sido negativos para las expectativas de la gente. Cuando nosotros tomamos las muestras, nos vimos muy afligidos, amargados. Parecía todo improvisado pero a nosotros nos habían dicho los problemas que había en Junín”, explicó Bratanich.

Los números, según el especialista, son elocuentes. “Se hicieron siete muestras y el nivel es 0,52, que es altamente peligroso, peligrosísimo porque con ese nivel la descom-pensación orgánica de la persona a través del sistema digestivo, cuando se va repitiendo, va generando problemas intestinales. Eso, con el tiempo, va a causar un factor cancerígeno gravísimo y también deterioro de la tierra, del ecosistema y posibilidad de que en un plazo de diez años las tierras sean incultivables”, explicó.

En este punto cabe aclarar que el Código Alimentario Nacional establece un máximo de 0,01 mg/l de arsénico en el agua para consumo humano.

Muestras

“Tomamos muestras de casas en la ciudad, aún con filtro de agua, en El Carpincho y en la Laguna de Gómez, y la situación es grave. Hay que tomar partido y en serio, hay que alentar la conciencia ciudadana porque no basta con el hipoclorito de sodio (lavan-dina). Hay que sanear napas, las lagunas para evitar un riesgo futuro grave”, reclamó.

“Hicimos el estudio en Junín porque entendemos que, por el grado de contaminación del agua, CO-NINDELTA (ver aparte) puede ayudar. Tenemos material y experiencia a través del contacto con el Instituto Nacional del Agua”, relató.

Inmediatamente, exhortó a las autoridades. “Tienen que empezar a consultar, a tomar conciencia, sanear, trabajar seriamente, y facilitar los medios para que se puedan hacer las investigaciones, saneamiento de las aguas, de las napas y sobre todo un cuidado especial de recursos hídricos a fin de que en el futuro Junín tenga la tranquilidad para el consumo del agua, el desarrollo de su potencial y también el turismo, porque cuando las aguas de una Laguna están contaminadas, el turismo también se perjudica”, terminó Bratanich.

Comentá la nota