Aseguran ahora que el gas para el Norte llegará desde Tierra del Fuego

"El Gasoducto del Noreste será una realidad", prometió el ministro de Planificación, Julio De Vido, en referencia al proyecto que ya sufrió numerosas marchas y contramarchas, y sorprendió con el anuncio de que "se alimentará con gas de Bolivia, o bien, con gas producido en el país, más concretamente en Tierra del Fuego".
El anuncio del ministro de Planificación, Julio De Vido, de que el gasoducto del NEA podría alimentarse con gas producido en el Sur constituye a la vez una novedad y un reconocimiento de las dificultades para conseguir que el país vecino cumpla con los contratos de abastecimiento, por las demoras en las inversiones para extraer el fluido.

El funcionario hizo esas declaraciones en Formosa, adonde viajó para participar del acto de apertura de sobres de la licitación para una línea de alta tensión en esa provincia.

La obra forma parte del proyecto de interconexión eléctrica entre el NEA y el NOA. "Con estas obras estamos integrando a esta región a la red eléctrica del país, porque actualmente se puede decir que no están conectados, sino que están enganchados igual que aquel que se cuelga del cable de la luz del vecino", describió De Vido. "Es una vergüenza que la República Argentina no haya provisto energía digna al Norte en todos estos años", reprochó.

En lo que respecta a la provisión de gas natural al Noreste, De Vido destacó: "Estamos altamente interesados por el gas de Bolivia", pero indicó que el futuro gasoducto para la región "también podrá recibir el gas producido en Tierra del Fuego", una vez que concluyan las obras de tendido del segundo ducto que atraviesa el Estrecho de Magallanes. Sobre esta obra, el ministro reveló que "este mes llegan las tuberías y estimamos que el Transmagallanico estará habilitado en el primer trimestre de 2010".

Hay que recordar que el Gasoducto del NEA es un ambicioso proyecto largamente postergado que, según el cronograma del Gobierno anunciado en 2004, debía de estar terminado en mayo de 2006 y operar con gas de Bolivia (27,7 millones de metros cúbicos diarios de gas en el final de la etapa). Sin embargo, las obras no han comenzado.

Comentá la nota