Ascienden a Boudou y Aníbal Fernández

La Presidenta cambió al ministro de Economía y al jefe de Gabinete; Alak irá a Justicia y Seguridad; Moreno seguirá en el Gobierno
La primera reacción de cambio del matrimonio Kirchner ratificó el rumbo del Gobierno a pesar de la derrota legislativa. La Presidenta decidió ayer nombrar a Aníbal Fernández en lugar de Sergio Massa en la Jefatura de Gabinete, y colocó a Amado Boudou, actual director de la Anses, en el Ministerio de Economía, en reemplazo de Carlos Fernández.

Los dos funcionarios que dejan sus cargos pedían un cambio de políticas tras las elecciones y, sobre todo, reclamaban el alejamiento de Guillermo Moreno de la Secretaría de Comercio Interior, algo que no ocurrió.

El Ministerio de Justicia y Seguridad recayó en el ex intendente de La Plata y actual gerente general de Aerolíneas Argentinas, Julio Alak. Otro de los cambios incluye una concesión directa para el líder de la CGT, Hugo Moyano. A cargo de la línea aérea de bandera, Cristina Kirchner nombró a Mariano Recalde, hijo de Héctor Recalde, asesor letrado del secretario de la central obrera.

Además, Diego Bossio, uno de los directores del Banco Hipotecario, reemplazará a Boudou en la Anses y en la Secretaría de Cultura, que hasta ayer condujo José Nun, la jefa del Estado ubicó al ex director del Instituto Nacional de Cine (Incaa), Jorge Coscia. Todos asumirán hoy, a las 19, en la Casa Rosada.

Un dato que ayer destacaban altas fuentes oficiales es que todos los nuevos funcionarios tienen línea directa con el ex presidente Kirchner.

En medio de una generalizada incertidumbre sobre el rumbo que iba a tomar el matrimonio tras la derrota, la noticia de las bajas en el gabinete cayó sorpresivamente. El primero en renunciar fue Carlos Fernández, lo que obligó a Cristina Kirchner a adelantar la andanada de cambios, según altas fuentes oficiales. "No aguanto que me estén lijando todos los días", le dijo, duro y tajante, el siempre moderado ministro de Economía a la Presidenta, cuando presentó su renuncia.

Los cambios los anunció el subsecretario de Medios y vocero de Kirchner, Alfredo Scoccimarro, que llegó a las 20 a la sala de periodistas de la Casa Rosada para dar las noticias. Preguntó "¿grabamos?", ante las cámaras oficiales y avanzó con una lectura escueta. Un colaborador de Massa que estaba con él salió corriendo. "Bueno, nos rajan a todos", apenas balbuceó, y se fue a ver al jefe de Gabinete.

Según contó a sus íntimos, Massa redactó su renuncia el domingo pasado y contó que había hablado por teléfono con la Presidenta ese día. Ella estaba en El Salvador en la misión internacional con el derrocado presidente de Honduras, Manuel Zelaya. Le contó su decisión. Pero creyó que los cambios se demorarían al menos una semana. Massa distribuyó anoche la carta de despedida, fechada ayer y puesta con lapicera, en la que le desea "éxitos". Fue la única dimisión que apareció por escrito. Habló con la Presidenta cerca de las 19. Pero se enteró de su salida cuando los cambios fueron comunicados oficialmente.

"Quiero desearle que mi compromiso por la construcción de un país inclusivo, productivo y con posibilidades para todos sigue intacto, y que por ese país trabajaré siempre con el mismo empeño, cualquiera fuera el lugar en el que me encuentre", fue el último de los tres párrafos con los que el jefe de Gabinete dejó el cargo. Asumirá la intendencia de Tigre el próximo 24, fecha en la que vencerá su licencia.

El ahora ex jefe de Gabinete se va con frustración por no haber logrado transparentar el Indec, propiedad exclusiva de Moreno, lo que fue su primera jugada al asumir hace un año en reemplazo de Alberto Fernández.

Tanto él como Carlos Fernández insistían en la necesidad de que Moreno dejara el Gobierno. Pero los Kirchner ayer no hicieron más que ratificar en el cargo al hombre que es cuestionado por los principales gobernadores peronistas, la oposición, los empresarios y el vicepresidente Julio Cobos.

Una versión anoche señalaba que como señal a los gobernadores, la Presidenta le había ofrecido el cargo de jefe de Gabinete al chaqueño Jorge Capitanich, y que él no aceptó. Por eso decidió que fuera Aníbal Fernández.

Otra, en cambio, refería que ya el domingo, en el viaje a El Salvador, Cristina Kirchner le había ofrecido el cargo al ministro de Justicia y Seguridad.

En los hechos, de todas maneras, el matrimonio decidió no darle cabida al generalizado reclamo de los gobernadores de tener una mayor participación en los dos años y medio que quedan de gestión.

NESTOR KIRCHNER

Ex Presidente

* Los cambios en el Gabinete tienen su sello indeleble. Pese a la dura derrota electoral que sufrió en Buenos Aires, decidió dar una clara señal de continuidad en el rumbo de la gestión.

JULIO DE VIDO

Ministro de Planificación

* Mantuvo intacto su poder y su injerencia en el círculo íntimo del kirchnerismo. Consiguió sacarse de encima la semana pasada a Ricardo Jaime, un secretario que ya no le respondía.

GUILLERMO MORENO

Secretario de Comercio Interior

* Sobrevivió a los cambios, pese a que era el funcionario más cuestionado desde la oposición y parte del oficialismo. Todos los cambios en Economía parecían girar alrededor de su destino.

HUGO MOYANO

Secretario General de la CGT

* Amagó con acercarse al duhaldismo y al final del día consiguió que un hombre cercano a él, Mariano Recalde, accediera a la dirección de Aerolíneas Argentinas, una empresa que maneja millones.

Comentá la nota