Asciende a un millón de pesos la mora de IOMA con farmacias de Tandil

Corresponde a los meses de agosto y septiembre, según indicó la titular del Colegio de Farmacéuticos, Valeria Almando. En la provincia, la deuda totaliza los "25 millones".
Tras las solicitadas del Colegio de Farmacéuticos en los medios de prensa, donde denuncian la deuda del IOMAcorrespondiente a los meses de agosto y septiembre, se conoció que en Tandil la mora alcanza el millón de pesos.

Así lo consignó la presidenta del ente a nivel local, Valeria Almando, quien se mostró preocupada por la falta de respuestas de la obra social estatal.

La farmacéutica agregó además que la deuda en toda la provincia de Buenos Aires trepa a los "25 millones de pesos".

Son fondos esperados por el sector, ya que "es la única forma de poder comprar stock", sintetizó sobre la problemática.

De todos modos, si bien ya advierte que está en riesgo la prestación a los afiliados de IOMA, aclaran que "la última instancia es cortar la provisión de medicamentos, algo que el farmacéutico no está dispuesto a hacer".

En definitiva, Almando comentó que, de no surgir novedades en las próximas horas, podrían decidir el corte de la prestación "en los accesorios".

"Se discontinuó el pago de agosto y septiembre, y como el convenio establece plazos de entre 45 y 60 días, los montos vencidos en Tandil suman alrededor de un millón de pesos", reiteró la titular del Colegio a LA VOZ.

Lo último que recibió del IOMA la institución, que nuclea a 33 farmacias privadas en el distrito, fueron "pequeños adelantos, uno de 6.000 y otro de 1.000 pesos, lo cual es casi insignificativo", explicó.

Sobre el mecanismo de trabajo de las casas de medicamentos, alegó que "la farmacia financia la compra de medicamentos y luego IOMA paga. Con estos atrasos se hace imposible sostener la financiación del stock".

Almando rememoró que con la obra social "hemos llegado a una mora cimilar en 2008, cuando hubo una situación crítica por la rescisión del viejo convenio".

Más tarde, la profesional aseveró que "el Colegio no tiene convenio directo con IOMA, sino que se establece a través de la industria farmacéutica".

No obstante, la entrevistada sabe que interrumpir la prestación, si bien "salvamos la economía de la farmacia", implicaría "perjudicar a los afiliados, cuando ellos pagan todos los meses a la obra social".

Defendió la postura del sector al comentar que "la farmacia sufre un riesgo económico tremendo al no saber cuándo va a cobrar los fondos de las obras sociales".

Para Almando, "ya se toleró un plazo más que significativo", al tiempo que -opinó- "el afiliado queda atado a la decisión de IOMA, si paga o no paga".

"Muchas veces la farmacia no puede sostener el stock si no tiene con qué pagarlo", insistió.

La salida del problema se negocia directamente entre el Colegio de Farmacéuticos (Central) y las autoridades de la obra social.

Comentá la nota