Ascensos y el reescalafonamiento en el centro de la escena

La Provincia ascendió a 2.010 policías sin el secundario completo. Aseguran que hubo promociones a dedo e injusticias. El retorno a los dos escalafones también es resistido
Más allá del histórico reclamo salarial, hay dos temas que vienen generando un profundo malestar en la Policía provincial. Se trata de los ascensos dispuestos sin priorizar a los uniformados con el secundario completo y del proyecto del gobernador Daniel Scioli para retornar al viejo esquema de los comisarios y los dos escalafones.

El retorno de la figura del comisario y la existencia de dos escalafones que reemplazarán al único que funcionaba hasta el momento, son dos de los cambios más significativos de la reforma policial que anunció el mandatario hace pocas semanas. Las modificaciones incluyen una reubicación del personal en los nuevos grados en función de la antigüedad de cada agente y vedan la posibilidad de que el personal administrativo pueda acceder al grado más alto de la Policía de la Provincia.

Fuentes policiales adelantaron que si finalmente dicha modificación llega a concretarse, el 70% de la fuerza se vería perjudicada ya que se le interrumpiría la carrera a miles de uniformados.

Paralelamente, días atrás este medio informó que en una medida tan polémica como sorpresiva, el ministerio de Seguridad bonaerense ascendió a 2.010 efectivos policiales que no completaron sus estudios secundarios, pese a que una disposición oficial del 29 de agosto pasado ponía en vigencia un sistema de promociones por punto y desempeño que arrancaría en diciembre.

La cartera de Carlos Stornelli ascendió, con retroactividad al 1° de enero, a unos 5.138 efectivos, de los cuales poco menos de la mitad no culminaron el polimodal.

Comentá la nota