Ascensos y caídas en el arbolito del poder

Se cierra un año electoral, que estuvo signado por la ebullición política antes y después de los comicios. El escenario del 28 de junio repercutió en el escenario de Tucumán. Algunos dirigentes rompieron vínculos con el oficialismo, otros consolidaron su identidad kirchnerista o alperovichista, y varios quedaron relegados de los círculos más influyentes.
José Alperovich afianzó su liderazgo con el triunfo del 28 de junio. Eso sí, los 380.000 votos de este año estuvieron lejos de los 530.000 de su reelección. Se reivindica kirchnerista: suena como probable candidato a vicepresidente de Néstor Kirchner.

Beatriz Rojkés creció en su caudal político al haber encabezado la lista ganadora del oficialismo el 28 de junio. Dejó la Cámara de Diputados para asumir como senadora nacional. Sus vínculos con la presidenta Cristina Fernández crecen cada vez más.

Juan Manzur dio un gran salto en su carrera política, cuando el 1 de julio asumió como ministro de Salud de la Nación. Juró en el momento más crítico de la gestión nacional, por la propagación de la gripe A. Luego de capear el temporal, se afianzó en el cargo.

Sergio Mansilla se consolidó como hombre de confianza del gobernador y fue electo senador nacional. Por su experiencia política, será el referente alperovichista en el Senado. Su desafío es mantener la estructura política en Tucumán estando en Buenos Aires.

Domingo Amaya quedó magullado tras las críticas del diputado Germán Alfaro contra el gobernador y se vio obligado a distanciarse del parlamenario. Sin embargo, el propio Alperovich dijo que el "Colorado" es su candidato a intendente capitalino para 2011.

Osvaldo Jaldo no juró como diputado nacional (encabezó la lista). El gobernador prefirió que el ministro sigan administrando la estratégica cartera del Interior. El ex legislador se perfila con chances para integrar la fórmula oficialista en 2011.

Germán Alfaro insinuó que en el Ejecutivo hacen negocios con la política y que tiene un pacto con el bussismo. Esto le valió que se enfriaran sus relaciones con el Gobierno. Pagó un costo muy alto al desarticularse una parte de su estructura en la capital.

Julio Miranda terminó su mandato en el Senado. El ex gobernador se quedó sin cargo público, volvió al llano y no parece recuperar terreno político. Hay rumores de que el kirchnerismo puede cobijarlo, pero nada firme.

Stella Maris Córdoba afianzó su identidad kirchnerista. Esas relaciones con el matrimonio "K" le permitieron tener continuidad en el Congreso. Este año obtuvo la reelección como diputada nacional y consolidó su perfil en el entorno del Gobierno nacional.

Antonio Estofán dejó el Poder Ejecutivo (era fiscal de Estado) para integrar el máximo tribunal de Justicia. En octubre, fue elegido presidente de la Corte Suprema de Justicia de la provincia (hasta 2011). "Quería ser presidente y me preparé dos años", dijo al asumir.

José Manuel Cano logró captar la adhesión del voto no oficialista. El 28 de junio fue electo senador nacional y le dio nuevos bríos a la Unión Cívica Radical. Es el principal referente de la oposición en Tucumán y gana cada vez más influencia en el radicalismo nacional.

Regino Amado escaló posiciones en el lote principal al ser ungido presidente subrogante de la Legislatura. Desde principios de este mes, el legislador monterizo cumple el rol de "vice" de Alperovich. Por eso, Amado apuntaló su fidelidad con el alperovichismo.

Fernando Juri perdió, en 2007, la interna por la presidencia del PJ tucumano y, este año, no logró los votos suficientes para la banca de senador nacional por la minoría. A fines del mes pasado, y después de seis años, volvió a reunirse con el gobernador.

Juan Casañas debutó en la arena política para representar al agro, luego del conflicto entre el Gobierno nacional y los productores. Logró el objetivo al obtener una banca en Diputados y ahora pretende hacer valer los intereses de ese sector enfrentado al kirchnerismo.

Alberto Herrera fue uno de los hombres más influyentes del peronismo. Sin embargo, en los últimos tiempos fue perdiendo dominio en los círculos de poder. En junio, Herrera ni siquiera fue candidato. Terminó su mandato como diputado y ahora está en el llano.

Delia Pinchetti renunció a Fuerza Republicana y se alió con Fernando Juri en el frente Unión PRO-Federal. Fueron terceros en los comicios de junio, sin obtener escaños. Terminó su mandato como senadora y suena como eventual referente del macrismo en Tucumán.

Federico Romano Norri participó en la normalización de la Unión Cívica Radical, se convirtió en el presidente del centenario partido. Acada de asumir como legislador para completar, hasta 2011, el mandato de José Cano. El médico recuperó terreno político.

Armando Cortalezzi adquirió mayor protagonismo a partir de la venia que le dio el gobernador para que integre la nueva mesa de autoridades de la Legislatura. Antes de cerrar el año, se convirtió en el vicepresidente primero de la Cámara.

Pablo Yedlin sufrió el desgaste del conflicto con los autoconvocados de la salud, que duró siete meses. Al final, intervinieron los ministros de Gobierno (Edmundo Jiménez) y de Economía (Jorge Jiménez) y la crisis cedió por la mediación del arzobispo, Héctor Luis Villalba.

Manuel Fernández completó el trío que conduce la Legislatura: es vice segundo. Tras el reconocimiento alperovichista, en 2011 buscará recuperar la intendencia de Bella Vista. "Tiene miedo... Espeche tiene miedo", cantaron sus seguidores, en referencia al jefe municipal actual.

Comentá la nota