La asamblea de la Usina terminó en escándalo

La asamblea de la Usina Popular Cooperativa Sebastián de María, en la que se aprobó la memoria y balance del ejercicio, el plan de gestión 2009, y principalmente la elección de las autoridades de la Cooperativa, terminó mal.
Comenzó una hora después cuando el quorum estuvo garantizado con la asunción de los delegados suplentes. Mientras tanto, los delegados de Luz y Fuerza entraban y salían de la sala permanentemente.

Todos sabían que la designación del vicepresidente de la entidad iba a ser el punto de conflicto. El cargo estaba destinado para el gremio lucifuercista pero la condición que había puesto el presidente de la cooperativa, Martín Migueles, para continuar a la cabeza de la UPC fue que el segundo puesto no fuera ocupado por Arrieta con quien mantenía diferencias desde hace tiempo.

Al final de la jornada, cuando se disponía la asamblea extraordinaria a designar las autoridades, Martín Migueles propuso la continuidad del Consejo Administración anterior, con él a la cabeza. Además, nombró a Oscar Carson (de Luz y Fuerza) como vicepresidente quien no contestó si aceptaba. Todo durante una reunión de Consejo que se decidió concretarla en el mismo auditorium y con la presencia de los presentes.

Fue en ese momento que los ánimos se terminaron de alterar. Finalmente, todo terminó a las piñas y con la policía.

El momento más violento fue cuando el delegado de la municipalidad, el abogado Esteban, fue amenazado con golpes de puño. Los gremialistas aseguraron a "Viento del Sur" que fue Esteban el que "forreó" primero.

Se rompieron algunos sostenes de cuadros que suelen estar en el salón de ingreso al auditorium de la Fundación. Llegó la policía, y luego de varios minutos, se descomprimió la situación.

El secretario general de Luz y Fuerza, Daniel Rodríguez dijo a "Viento del Sur" que se pedirá la impugnación de la asamblea porque no hubo votación para los cargos, y las designaciones fueron en momentos en que Migueles no era presidente de la Cooperativa, ya que quien estaba presidiendo la asamblea era Osvaldo Di Nezio.

Por su parte, Martín Migueles dijo que no existió ilegalidad. Señaló que sólo resta definir tres cargos que no fueron aceptados en esta asamblea, y que se concretarán en nueva reunión de Consejo.

Comentá la nota