La Asamblea Universitaria eligió a sus autoridades para el próximo período Roberto Tassara ocupará ahora el lugar de Spina al frente de la Unicén

El olavarriense Marcelo Spina no logró reunir los votos necesarios para seguir comandando los destinos de la Universidad del Centro. En su lugar fue elegido un dirigente auzista, que marcará diferencias de gestión. El nuevo rector Tassara habló de "una universidad inclusiva" y de "compromiso social".
El contador Roberto Tassara se convirtió ayer en el nuevo rector de la Universidad del Centro de la Provincia de Buenos Aires. Así se definió en la Asamblea Universitaria llevada a cabo en el Aula Magna del rectorado, en la ciudad de Tandil.

De esta forma, el ingeniero olavarriense Marcelo Spina no logró retener su cargo, y desde el 10 de diciembre próximo la Unicén cambiará de mando. Por 77 votos a 59 y con 8 abstenciones los asambleístas proclamaron la fórmula Roberto Tassara y Omar Losardo, para rector y vicerrector, sobre Marcelo Spina y Alejandro Dillon.

La previa a la Asamblea generó toda una serie de especulaciones por la decisión de los 144 votantes, ya que entre los indecisos y aquellos que no habían adelantado su intención podía definirse la contienda.

El foco estaba puesto, sobre todo, en lo que harían los consejeros de la Escuela Superior de Derecho. Una votación conjunta o desmembrada era la clave para una u otra fórmula.

La asamblea comenzó pasadas las dos de la tarde, cuando el calor era sofocante. Además de los 144 asambleístas, el Aula Magna se colmó de otros docentes, no docentes, agrupaciones estudiantiles, y seguidores de cada bando. Banderas, cantos, gritos, y hasta una obra de teatro entre los votantes fueron el clima de inicio.

Como debate preliminar a la elección de rector fue la decisión de la forma de votar. Las alternativas eran en forma nominal, diciendo la fórmula de preferencia; por signos, levantando la mano; o por voto secreto, utilizando una urna.

Hubo varias expresiones de los consejeros que argumentaron las razones para votar de una u otra forma, pero al final y sin escuchar a todos se definió por mayoría que se haría en forma nominal. Con esta decisión sobre el mecanismo ya se empezó a marcar una tendencia de lo que sería más tarde.

Sólo quince consejeros pudieron dar los motivos de su votación cuando les tocó hablar. Para Spina o para Tassara, cada uno fijó su postura sobre la fórmula y sobre el modelo de universidad al que aspiran. Consenso basado en el respeto, nuevos desafíos, igualdad de oportunidades, responsabilidad y compromiso, universidad plural y de calidad, fueron algunos de los aspectos que se nombraron a la hora de sostener una decisión. Sólo unos pocos alumnos leyeron documentos criticando severamente a ambas fórmulas y al perfil de la Unicén, aunque no propusieron algo superador.

Lo que destacaron quienes estaban con unos o en contra de los otros, fue el acto democrático que se estaba llevando a cabo, con disidencias pero aceptando las diferencias y generando así un debate enriquecedor.

Fueron sólo quince los que hablaron porque el calor era sofocante y porque escuchar a los 144 asambleístas iba a demorar la decisión unas cuantas horas. Entonces se propuso pasar directamente a la votación, ya planteadas las argumentaciones para elegir a una de las fórmulas.

Fueron 77 votos para Tassara - Losardo, 59 para Spina - Dillon, con 8 abstenciones. El voto en bloque de la Escuela de Derecho de Azul fue decisivo, así como el de varios indecisos que se definieron con el ganador. Como ninguna de las fórmulas alcanzó los dos tercios necesarios, se realizó una segunda votación. Comparadas las fuerzas, podía existir la posibilidad de algún cambio de preferencias, pero el resultado fue el mismo. Esto obligaba a una tercera votación definitiva donde la mayoría se impondría directamente. Sin embargo el decano de la Facultad de Ingeniería, Fabián Irassar, propuso aceptar que la tendencia era irreversible antes de votar nuevamente, y todos respondieron por la positiva.

De esa forma, Roberto Tassara se convirtió en el electo rector de la Universidad Nacional del Centro por los próximos cuatro años.

Nuevo escenario

Tassara se mostró muy satisfecho por la definición de la Asamblea, y declaró que la elección es al mismo tiempo un compromiso para llevar adelante todo lo prometido durante la campaña. Habló de una Universidad inclusiva, con compromiso social, "preocupada por la gente y la sociedad".

Señaló asimismo que más allá de las pujas de gestiones o modelos, "lo que triunfó es la democracia universitaria".

A pesar de la alegría por el resultado, y aún en medio de abrazos, Tassara se fue insultado por un grupo de jóvenes estudiantes.

El contador resaltó asimismo la figura Néstor Auza, antiguo rector de la Unicén y acérrimo adversario de Spina. Si bien Auza y Spina habían llegado juntos al rectorado y vicerrectorado al principio de la anterior gestión, las diferencias entre ambos se tornaron insalvables. Luego Auza se alejó para dedicarse a la política y Spina ocupó su lugar. El breve regreso de Auza al rectorado convulsionó a toda la Universidad hasta que un nuevo alejamiento permitió que el olavarriense quedara definitivamente al frente.

Ahora, el flamante rector pertenece al riñón auzista y eso hace desembarcar nuevamente en la Unicén otro modelo de gestión.

Al salir del Aula Magna Tassara y Losardo saludaron a todos sus seguidores y agradecieron por el apoyo brindado a los consejeros que votaron. Losardo, más carismático, elevó los brazos al cielo y les gritó a todos que "somos los sucesores de Auza", reafirmando las diferencias de modelos que se habían puesto en juego en la asamblea, y que probablemente se empiecen a reflejar el próximo mes.

Comentá la nota