Asaltaron en su casa de Godoy Cruz al ex ministro de Gobierno Juan Marchena

Cuatro delincuentes irrumpieron en la vivienda y lo tomaron de rehén junto a su familia. Activaron la alarma de pánico y

la policía detuvo a dos de ellos.

El ex ministro de Gobierno Juan Marchena vivió ayer a la tarde, junto a su familia, uno de los momentos más traumáticos de su vida: cuatro delincuentes armados y a cara descubierta irrumpieron en su vivienda de calle Los Tamarindos al 1500 de Godoy Cruz y, a punta de pistola, los

redujeron a todos y los encerraron en uno de los baños.

Pero los planes de los malvivientes se vieron interrumpidos cuando el móvil 1378 (de la Comisaría 40ª de Godoy Cruz), a cargo del oficial ayudante Luis López y conducido por el auxiliar Lucas Arrieta, arribó al domicilio a causa de

que desde esa propiedad habían activado la alarma de pánico.

Al llegar, los uniformados observaron a un Peugeot 307 negro estacionado frente a la vivienda, con las puertas abiertas y en marcha. Esto les llamó la atención y decidieron tocar el timbre, pero nadie contestaba. Minutos

después salió de la propiedad Marchena, junto a su yerno, quienes les dijeron a los policías que acaban de ser víctimas de un asalto y que los delincuentes estaban huyendo por la parte trasera de la casa y por los techos.

Inmediatamente, los uniformados fueron tras sus pasos y sobre calle Joaquín V. González lograron detener a dos de los cuatro asaltantes, quienes tenían en su poder la billetera de una de las víctimas, cheques, 50 pesos, un celular, las llaves de la vivienda y una pistola 765 semiautomática. También, en el techo de la propiedad por donde escaparon encontraron un revólver calibre 22.

Por su parte, los otros dos sujetos lograron escapar y habrían logrado alzarse con una pequeña suma de dinero y algunas joyas. De todos modos, son intensamente buscados.

Fuentes policiales informaron que los apresados –de 19 y 15 años– fueron llevados hasta la Comisaría 27ª, en la cual funciona la Oficina Fiscal Nº4 de Godoy Cruz, donde permanecen detenidos.

El asalto al ex ministro de Gobierno de Celso Jaque movilizó hasta el domicilio a gran parte de la cartera de Seguridad, entre los que estaban el jefe de la Policía, Luis Parigi; el director de investigaciones, Juan Carlos Caleri, y el subsecretario de Seguridad, Orlando Rosas, entre otros. En el lugar trabajó también personal de la Policía Científica para recabar la mayor cantidad de huellas.

desesperación. Eran las 15.30 y en la casa de la familia Marchena, ubicada en el interior del barrio Jardín Trapiche, estaban tres de las cuatro hijas del ex

ministro –una está embarazada de cinco meses–, su esposa, su yerno y su nieto de un año y medio.

Según explicaron algunos allegados de las víctimas, una de las hijas de Marchena había ido junto a su esposo y a su hijo a almorzar a la casa del ex funcionario. A causa de la fuerte tormenta que azotó a parte del Gran Mendoza, la mujer decidió aguardar hasta que se calmara para irse.

Recién cuando el aguacero se detuvo, el matrimonio y el pequeño salieron de la vivienda y caminaron hasta su Peugeot 307. Fue en ese momento cuando cuatro sujetos armados, bajo amenaza, los obligaron a regresar a la casa.

A partir de ese momento comenzó el infierno para la familia Marchena. Los malvivientes llevaron a las víctimas hasta uno de los baños, donde las dejaron encerradas, mientras que con el ex funcionario y su esposa recorrieron toda

la propiedad en busca de electrodomésticos que iban cargando en el vehículo.

En un momento de descuido de los maleantes, la mujer de Marchena logró apretar la alarma de pánico. De esta manera, la empresa de seguridad recibió el alerta y desde allí dieron aviso al 911.

Cuando los efectivos arribaron al domicilio y percibieron que algo extraño sucedía y que los propietarios no respondían, decidieron ingresar a la morada escalando por el techo. En ese instante salió Marchena junto a su yerno y,

tras brindarles las características físicas de los asaltantes, los efectivos fueron tras ellos.

Los sujetos huyeron por los techos hasta la calle Joaquín V. González, donde tenían estacionado un Torino blanco, en el que habrían llegado. Los efectivos, que actuaron rápidamente, lograron atrapar a dos de ellos, debido a que en el momento que intentaban descender del techo se apoyaron en un toldo y cayeron.

A pesar de esto, los otros dos malvivientes escaparon corriendo y evadieron a los uniformados, aunque son intensamente buscados.

Comentá la nota