Por día asaltan unos 130 comercios en el Conurbano

“Hoy los foros de seguridad están coptados por las intendencias y de ese modo fracasa la participación comunitaria, que es la llave maestra para que esas estructuras funciones”, aseguró el especialista en seguridad ciudadana Luis Vicat.Por SERGIO TOMARO

La ola de delitos que azota el conurbano es una realidad que no sólo golpea en las calles de ese conglomerado urbano. También impacta en los despachos de las autoridades de seguridad provinciales a las que estadísticas recibidas de la Departamentales revelan que en el Gran Buenos Aires por día unos 130 comercios son blanco de un asalto y que cada jornada cerca de un centenar de vehículos cambia forzadamente y por izquierda de manos.

Los preocupantes datos estadísticos aportados por fuentes seguras, indican que en la primera quincena de setiembre se produjeron 1915 atracos a comercios y unos 1360 autos fueron robados, número este independiente de las denuncias efectuadas por los 1209 casos encuadrados en el rubro robos parciales a vehículos.

Pero aquí surge otro aspecto inquietante de la cuestión. ¿Son acaso los números que llegan a las Departamentales por las denuncias efectuadas los que realmente se producen? Para algunos foristas también abrumados porque la participación comunitaria en la lucha contra el flagelo de la seguridad no ha tenido el efecto alguna vez imaginado, no todos los episodios delictivos de este u otro tenor se convierten en estadística “blanca”. Es más. Aseguran que si hubiera registro de todos los casos que no se denuncian, la medición de la inseguridad sufría un incremente cercano al 60 por ciento.

En el caso puntual de los comercios, las fuentes consultadas manifestaron que en la primera mitad del mes pasado cada día fueron robados 127 negocios y que en el mismo lapso unos 90 autos también fueron arrebatados a sus dueños por la vías del accionar delictivo.

Trasladado estos datos a la interpretación del titular de ADDUC, Osvaldo Bassano, la situación delictiva no ha experimentado grandes cambios como lo reflejan las estadísticas a las que acceden las autoridades y los casos que llegan a la entidad que aglutina consumidores reflejan que si bien el comercio del conurbano está bajo amenaza, algunas zonas del Gran Buenos Aires “ligan” más que otras.

Bassano dijo a este medio que a ADDUC llegan reclamos que posicionan a negocios de San Justo, Lomas de Zamora, Claypole, Rafael Calzada, Cuartel Noveno, Fiorito e Ingeniero Budge como puntos donde el delito castiga impiadosamente a los locales comerciales sin distingo de su mayor o menor estructura.

Otro aspecto de la avanzada delictiva en el conurbano se expresa, según Bassano, en los robos de vehículos que tienen lugar en las playas de estacionamiento de hiper y supermercados, lo que lanzó otra carrera, en este caso jurídica, planteada por consumidores que quieren trasladar responsabilidades por la pérdida a la empresa dueña del centro comercial.

Según Bassano, los consumidores que perdieron sus autos en las playas de estacionamiento de esas bocas de expendio reivindican para sí la posibilidad de lograr el rasarcimiento por parte de las razones sociales en función que levantan como bandera el como bandera el concepto de clientes que usaban un espacio que los supermercados disponen para favorecer sus ventas.

“Hubo algunos fallos plenarios” por estas situaciones, puntualizó Bassano, que destacó que ante los episodios y sus consecuencias legales “algunas cadenas entregan tickets” y otras de mayor envergadura comercial “incrementaron el personal de vigilancia y dispusieron más cámaras de seguridad”.

En otro orden Daniel Fernández, integrante del Cabildo Abierto de Ciudadela, coincidió en encuadrar la ola delictiva como un problema arraigado en el Gran Buenos Aires y ante el cual, sostuvo, los foros de seguridad no logran en la medida para la que fueron creados.

Fernández argumentó que “lamentablemente el funcionamiento de los foros tiene mucho de condimentos político y por lo general funcionan si estás bien con el sector político porque de lo contrario, si se pretende ser independiente, esas estructuras no encuentran apoyo y sí muchas trabas”.

Acerca de la actividad delictiva propiamente dicha, Fernández refirió a que no todas las víctimas de un hecho delictivo radican la denuncia por el ilícito que sufrieron y remarcó que si realmente todo aquel que padece un episodio relacionado con inseguridad blanqueara la situación “entonces “afirmó las estadísticas estarían por ejemplo un 60 por ciento arriba”.

A criterio de Fernández, la decisión de no denunciar, por ejemplo, un robo o un arrebato tiene que ver en la convicción de la víctima del hecho en cuanto a que “no va a pasar nada” por más que se acerque a la comisaría “porque entiende que nadie se ocupa de esos casos”.

“La mayoría de las denuncias se hacen cuando te roban un documento o necesitás alguna constancia en algún seguro porque de lo contrario nadie se molesta en ir a la comisaría donde, para colmo, en muchas seccionales desalientan el hecho de radicar una denuncia” concluyó el dirigente vecinal.

Comentá la nota