Un asadito para tomar envión

Hoy habrá una reunión en la que se analizará la estrategia que presentarán en las futuras paritarias. “Los empresarios están acostumbrados a extorsionar a los trabajadores”, anticipó Omar Viviani en referencia a las amenazas de despidos.
Entre asado, vacío y chorizos en el quincho del sexto piso de la sede de la CGT, el entorno de Hugo Moyano festejó el cumpleaños 65 del camionero y comenzó a velar armas para una discusión paritaria que este año se presenta complicada para los gremios. Uno de los comensales, el taxista y secretario gremial de la central sindical, Omar Viviani, acusó a “los empresarios de estar acostumbrados a extorsionar” a los trabajadores, en referencia a los anuncios de posibles despidos o suspensiones justo antes del comienzo de las negociaciones que dirimirán los futuros aumentos salariales para todo 2009. Hoy, la mesa chica cegetista comenzará a trazar su estrategia frente a la discusión con las cámaras empresarias.

“No fue una reunión formal de la CGT, ni siquiera de su secretariado ni de la mesa chica. Fue una reunión de varios dirigentes para celebrarle el cumpleaños a Hugo”, afirmó a Página/12 uno de los participantes del agasajo. Ni siquiera hubo un encuentro previo, porque Moyano “llegó sobre la hora” al quincho del edificio cegetista de la calle Azopardo. Aunque eso no privó a los sindicalistas de algunas definiciones y Viviani fue el encargado de transmitirlas: “Los empresarios están acostumbrados a extorsionar a los trabajadores”, dijo como síntesis el taxista en respuesta a las “amenazas” empresarias de despidos y suspensiones para hacer frente a los coletazos de la crisis financiera internacional.

Los popes cegetistas que conforman la mesa chica de la central comenzarán a delinear su estrategia hoy en un encuentro formal que se realizará –según trascendió– en la sede porteña de los trabajadores rurales (Uatre), a pesar de que varios de ellos preferían mantener en secreto el lugar. Sin embargo, ayer, en el festejo “íntimo” –del que participaron unos 40 sindicalistas– surgieron algunos de los lineamientos que abordarán hoy.

Los comensales coincidieron –atendiendo los pedidos del Gobierno– en la idea de encarar una “negociación responsable” con los empresarios. Pero el propio camionero afirmó que las aspiraciones salariales de los gremios tendrán como parámetros “el Indec de las amas de casa y de los supermercados”, dejando de lado los índices oficiales sobre inflación. Las prioridades de la CGT en estas paritarias serán “cuidar las fuentes de trabajo y lograr el mejor salario para cada actividad”. Una referencia a que los sindicalistas atenderán “los casos puntuales” de empresas que atraviesan dificultades económicas, “sin que éstos representen –advierten– la situación de toda la rama o sector económico al que pertenecen”.

Tampoco faltarán los reclamos al Gobierno, entre ellos, los problemas que genera a las obras sociales sindicales el régimen de monotributo. “A pesar de las distintas categorías, el monotributista siempre aporta al sistema de salud lo mismo, 37 pesos. Mientras que los trabajadores en relación de dependencia aportan muchísimo más a pesar de que en muchos casos ganan menos. Si no se corrige esto, la mayoría de los trabajadores seguimos subsidiando a los que más ganan”, explicaron a Página/12. Una situación que también se extiende al régimen previsional.

Después de la parrillada “sencilla” –que incluyó solo chorizo, morcilla, asado y “algo” de vacío– también hubo torta y brindis para homenajear a Moyano en su cumpleaños, con 19 días de atraso. Aunque esta vez “circuló poco alcohol” porque no son pocos los sindicalistas que “le temen a los controles de alcoholemia y al scoring” con que se sanciona a los conductores infractores, a pesar de que varios de ellos suelen moverse con choferes. Luego, los empleados legislativos le regalaron al camionero una placa que recuerda su “apoyo” a la primera discusión paritaria de su gremio. Todo un símbolo en las vísperas de una nueva discusión salarial, que arrancará en febrero con la paritaria entre los conductores de La Fraternidad y los concesionarios ferroviarios.

Comentá la nota