El Arzobispado convocó a las partes a una reunión de mediación para el lunes

Desde el Arzobispado de Tucumán se convocó a los representante del Poder Ejecutivo provincial y de los trabajadores de la salud autoconvocados para un nuevo encuentro a fin de poder destrabar el conflicto. Hoy se realiza una nueva marcha de antorchas. Fuego cruzado entre las partes.
En medio de acusaciones y críticas cruzadas, que cada vez se tornan más duras, entre el gobierno de Tucumán y los trabajadores de la salud autoconvocados, desde el Arzobispado de Tucumán llegó la noticia. Ambas partes fueron citadas, para una nueva reunión en busca de encontrar una salida al conflicto que tiene casi paralizada la atención en los hospitales, para el próximo lunes a las 15.30.

El encuentro estará presidido por Monseñor Luis Villalba, Arzobispo de Tucumán.

EL Vicario General de la Diócesis de Tucumán, Melitón Chávez, quién fuera el encargado de convocar a las partes manifestó, sobre las expectativas del encuentro, que "las propuestas, para que pueda tener una cierta vigencia, deben darse en el ámbito de la mesa de diálogo porque antes de eso se podían hacer anuncios desde el gobierno o desde los autoconvocados, pero lo que realmente vale es lo que se dice en la mesa presidida por monseñor Villalba".

Por otro lado, mientras la noticia de la convocatoria llegaba, ambos sectores se encargaron de cargar contra el otro.

Desde el Gobierno

El gobernador de Tucumán, José Alperovich salió a cuestionar con dureza las protestas que llevan adelante los trabajadores de la salud autoconvocados en reclamo de mejoras salariales y laborales.

"La gente humilde no se merece que no sea atendida. Está sobrando leche en los CAPS (Centros de Atención Primaria de la Salud). Cómo se entiende esto en una provincia que tiene tantos desnutridos. Además, se han dejado de hacer más de mil operaciones y todo eso era para la gente humilde. Por eso les pido a los médicos que hay 10 mil maneras de protestar, pero por favor que no tengan de rehén a la gente humilde, a la gente que más necesita", lo manifestó el titular del Poder Ejecutivo en su habitual diálogo con la prensa.

"Creo que es justa su protesta, pero que no los tengan de rehén, porque me pongo en la piel de la gente y me parece que no es justo, creo que habrá otras maneras de protestar pero no hay que hacerle pagar a la gente humilde", lo remarco Alperovich.

"Queremos decir la verdad, porque se mostraban recibos de sueldo y se hacía propaganda diciendo que el Gobierno pagaba 600 pesos, cuando eso es lo que pagábamos cuando recién se inició esta gestión (en 2003) y queremos dar nuestra verdad también", argumentó Alperovich en referencia a un solicitada abonada por el gobierno donde se muestran boletas de sueldos de profesionales cuyos montos, superiores, distan mucho de lo que manifiestan los que hoy cumplen quites de colaboración en los hospitales.

Por su parte el ministro de Salud de la provincia, Pablo Yedlín instó a los autoconvocados a "sentarse en una mesa de diálogo, que debe incluir el volver a trabajar, porque estas medidas de fuerza no son producentes. En cada reunión hemos dado las respuestas lo más superadora posible, pero como la mayoría de los profesionales quiere que esto se arregle hay un grupo que está llevando adelante estas negociaciones que tendrá otros intereses, que podrán ser los legítimos, pero la pelea no puede darse dentro del hospital"

El ministro aseguró que "estos 20 puntos de aumento en la base de cálculo significan que un médico que hoy cobra 2.200 pesos de inicio pasaría a cobrar a 2.700 pesos. Son 500 pesos de aumento y es un esfuerzo más que significativo de lo que la provincia podía dar", recordando que los trabajadores reclaman un incremento de 100 pesos en la base de cálculo, en lo inmediato y como condición para destrabar el conflicto, más otro aumento escalonado de 150 pesos en ese ítem hasta marzo de 2010, con lo cual se duplicaría el actual valor de la base, llevándola a 500 pesos, por lo que el funcionario señaló que " eso es más que duplicar el sueldo, porque lo piden sobre la base de cálculo. Esto no quiere decir que vayan a cobrar el doble, es mucho más que eso. El Estado no cuenta con recursos para hacer frente a esa exigencia".

Desde los trabajadores

Por su parte los trabajadores autoconvocados ofrecieron una conferencia de prensa donde expresaron su malestar por la publicación que apareció en los diarios donde se mostraban boletas asegurando que los trabajadores perciben sueldos muy distintos a los que denuncian.

Los delegados salieron a denunciar que se trata de una provocación por parte del gobierno, al tiempo que decidieron cerrar, nuevamente, las puertas de los nosocomios para manifestar de manera simbólica el malestar de los trabajadores.

En la charla con los medios se mostraron recibos de otros trabajadores que no perciben más de $1.000 y aclararon que los que publica el gobierno sólo responde a la minoría, responsabilizando al gobierno por cualquier situación de violencia que pueda producirse en la cuarta marcha de las antorchas, convocada para esta noche desde las 20.30 en Plaza Independencia.

Comentá la nota