Arturo: todas las áreas sentirán la falta del PAF

Desde Empedrado, Arturo Colombi se refirió al freno legislativo al Programa de Asistencia Financiera. Señaló que se “perdió un ocho por ciento de los recursos dispuestos para gastar durante el año pasado”. Así, en las diversas áreas de los tres Poderes del Estado “se produjo una reducción en las inversiones proyectadas”, dijo.

El gobernador Arturo Colombi volvió a hablar ayer del Programa de Asistencia Financiera (PAF) que no logró avanzar en la Legislatura. Esta vez se refirió al impacto generado por no contar con esta herramienta importante para las cuentas públicas y lanzó una advertencia: la traba legislativa a la refinanciación de deudas del 2008 repercutió negativamente en el presupuesto provincial, que “perdió un ocho por ciento de los recursos dispuestos para gastar durante el año pasado”, dijo.

“Eso significa que en todas las áreas del Estado, y en los demás Poderes, se produjo una reducción de hecho de las inversiones proyectadas, dado que el presupuesto 2008 aprobado por los mismos legisladores que luego nos negaron la homologación del PAF incluía los 232 millones de pesos que finalmente no llegaron a falta de esa ley tan importante”, expresó el primer mandatario.

Arturo fue abordado por la prensa durante la recorrida por las defensas de consolidación de las barrancas de Empedrado, que fue por el río Paraná y por tierra, oportunidad en la que destacó “la acción de gobierno, porque seguimos gestionando pese a las trabas que intentan ponernos”.

“A la sociedad la digo que con nombres y apellidos hemos salido a clarificar quiénes frenaron un beneficio clave como el Programa de Asistencia Financiera, pero al mismo tiempo que ese tipo de maniobras no tienen efecto sobre las cuentas de la provincia porque tenemos los números equilibrados hace tres años y garantizamos sueldos, empleos y servicios”, destacó Arturo.

Para el gobernador, es “evidente que le han causado un gran daño a la provincia y en especial a los correntinos que esperaban mejoras directas que se iban a financiar con el PAF, pero eso no implica que continuemos trabajando en el camino del desarrollo con obras como estas, que evitarán la erosión en las famosas barrancas de Empedrado y nos proporcionarán un nuevo atractivo turístico”.

Al respecto indicó que “esta es una obra que en su momento gestionamos ante la Nación y que estamos llevando a cabo en conjunto gracias a que el Gobierno no se ha movido de su rumbo inicial es el de la búsqueda de una provincia desarrollada, con realizaciones y avances permanentes cualquiera sea la situación nacional o mundial”, recalcó.

Agregó que “frente a la crisis internacional o a situaciones como las que vivimos con la caída del PAF ponemos más fuerzas para avanzar y, como hacemos en este momento, redefinimos nuestra estrategia con nuevos plazos de la curva de inversiones, pero sin detenernos, como sucede con el futuro hospital de Empedrado o las obras que también financiamos para restaurar la parroquia de Nuestro Señor Hallado, en esta ciudad”.

El mandatario fue consultado por los medios locales sobre la actitud de la oposición, en virtud de las trabas que en el futuro puedan interponer desde el Parlamento. “Pueden intentarlo pero no conseguirán resultados; nosotros seguimos nuestro camino, es un año importante, con muchas cosas por hacer que continúan adelante como estamos viendo en este momento, con defensas costeras que utilizan tecnología de punta por primera vez en la región y el país”.

Arturo habló del caso desde las costas empedradeñas tras recorrer durante una hora la línea de defensas, que constará de tres espigones construidos con un novedoso hormigón articulado sobre bases plásticas de alta resistencia, las que consolidarán en el futuro un paseo que podrá usarse como costanera y balneario a partir del refulado de arena que, draga mediante, la empresa contratada realiza en forma constante sobre el punto más dañado por la erosión (Ver Sección Interior).

En ese sector protegido por la nueva obra se encuentra el tradicional hotel de Empedrado, hoy privatizado, que en su momento estuviera a punto de desmoronarse por la pérdida constante de suelo en la zona situada al borde de las barrancas.

Comentá la nota