Arturo "descansa" en Mar del Plata tras cuatro años de "trabajosa" gestión

Después de haber dejado el poder Arturo Colombi se dedica a descansar, y para ello eligió la ciudad de Mar del Plata, en una de cuyas playas disfruta del sol y de la compañía de algunos correntinos con los que se encontró en el lugar.

Mientras Corrientes padece los efectos de una crisis energética histórica, una alta inseguridad producto de la falta de políticas en la materia en los últimos cuatro años, apenas se pagan los sueldos porque la caja fue vaciada y para iniciar las clases hacen falta no menos de 10 millones de pesos para poner en marcha el aparato educativo, los señalados como principales responsables por esta situación descansan plácidamente en las playas de Mar del Plata.

Así es, el ex gobernador Arturo Colombi y se esposa, la ex ministra de educación Virginia Almara, decidieron dejar durante el mes de enero su lujoso departamento del edificio de 25 de Mayo y Tucumán para trasladarse a "La Feliz" donde viven unas cómodas vacaciones, claro que en esta oportunidad, y a diferencia de años anteriores, no pudieron llegar hasta el lugar elegido para el descanso en el avión oficial de la provincia.

Arturo y familia, fueron vistos en las playas de Mar del Plata disfrutando de las comodidades de los más lujosos paradores y departiendo con otros conocidos correntinos que, al verlo, se acercaron a saludarlo, aunque seguramente no a felicitarlo por su gestión de gobierno ya concluida.

Muchos se preguntaron de que descansa, mientras que otros aseguran que busca un instante de distracción antes de que se reanuda la actividad judicial en Corrientes, un tiempo que lo tendrá a él, como a su esposa, a mal traer ya que no son pocos los jueces y fiscales que requerirán su presencia para que den cuenta de sus actos de gobierno varias veces denunciados penalmente.

Y mientras Arturo y señora descansan plácidamente, los correntinos siguen sufriendo las consecuencias de uno de los peores gobiernos de la historia de la provincia, sino el peor.

Comentá la nota