Arturo denuncia: los fiscales también tenían "cuentas millonarias"

El primer mandatario sostuvo que se debía a "un error bancario". En la lista, dijo, aparecen además Ricardo Colombi y el juez Carlos Rubín. Sostuvo que "está claro que la acusación a Diego Mosquera es una cuestión política, sólo a él lo citaron desde la Justicia, pero en la misma planilla también figura el propio fiscal Buenaventura Duarte con 9 millones".
El gobernador Arturo Colombi reveló ayer, tras constatar informes del Banco de Corrientes acerca de los errores cometidos en el suministro de datos a la Afip, que el caso de su secretario privado no fue el único en el que un corrimiento de comas hizo aparecer millones de pesos en vez de miles en las cajas de ahorro de decenas de clientes entre los que se encuentra el propio acusador del caso Mosquera, el fiscal Buenaventura Duarte, además del candidato opositor Ricardo Colombi.

"Es sorprendente y por eso decimos que estamos ante una campaña sucia para perjudicar al Gobierno, que la Justicia haya citado solamente a Diego Mosquera cuando los registros del banco muestran que el error informático, por el que se le agregaron ceros o se corrieron comas a numerosos clientes, tergiversó del mismo modo las cuentas de muchas personas", señaló el primer mandatario.

Para Arturo, que los fiscales hayan focalizado la atención solamente en su secretario dejando de lado a los numerosos clientes de la entidad financiera que experimentaron el mismo problema "deja mal a la Justicia", por lo cual decidió hacer público el dato de que incluso los investigadores de la causa Mosquera aparecían en los informes remitidos a Afip como poseedores de cuentas millonarias.

El gobernador dio estas precisiones desde Mercedes, primero por Radio Sudamericana y luego a varios medios locales que se acercaron para corroborar los datos que el jefe del Ejecutivo precisó: "Mi secretario aparecía con cifras exorbitantes porque le agregaron ceros o le corrieron las comas a la derecha al saldo que en realidad era de miles de pesos, lo mismo que el fiscal Buenaventura Duarte, el fiscal general (César) Sotelo y el propio Ricardo Colombi".

A partir de esa información, el gobernador reafirmó: "Está claro que la acusación a Diego Mosquera es una cuestión política, sólo a él lo citaron desde la Justicia, pero en la misma planilla en la que Mosquera aparece con una cifra de 1 millón 700 mil pesos también figura el propio fiscal Buenaventura Duarte con 9 millones, el fiscal Sotelo con 1 millón 900 mil y Ricardo Colombi con 2 millones".

Para el titular del Ejecutivo correntino, esos datos -que están desde un principio en manos de los investigadores judiciales- debieron haber sido suficiente aclaración para archivar la acusación contra su secretario, pero consideró que las actuaciones continuaron porque sus impulsores sabían que "de esa manera perjudicaban a mi gestión" de cara a las elecciones del domingo próximo.

Ayer, este diario buscó alguna respuesta de los aludidos, y una fuente judicial que prefirió ser identificada, sólo dijo que "estas acusaciones podrían terminar en querellas".

A su vez, un vocero de la Gobernación añadió además que los medios nacionales que en las últimas horas se hicieron eco de la situación correntina (ver página 3), señalan "el dato de que muchos de los fiscales que apuntan sus cañones contra el Gobierno fueron designados y asumieron sus cargos durante la gestión de Ricardo Colombi, cuando los mecanismos para el nombramiento eran menos puntillosos y había muchos cargos clave vacantes por el cese de la intervención federal".

Recordó Arturo que en el momento en que el error informático se produjo (en marzo de este año), las autoridades del banco hicieron las aclaraciones pertinentes y que la propia AFIP "explicó enseguida que se trató de un error bancario, pero así y todo decidieron tomar como único caso para investigar al del secretario del gobernador".

El primer mandatario explicó que "estamos trabajando para solucionar estos inconvenientes que dejan mal a la Justicia y para generar un escenario de normalidad institucional, estabilidad política y un clima propicio para las inversiones, que es nuestro gran objetivo como Gobierno".

Comentá la nota