Arturo Colombi en su hora más negra abandona la campaña lentamente

Desde hace 48 horas abandono la campaña electoral y desapareció nuevamente de la escena pública. Sus aliados políticos locales lo abandonan masivamente y desde la Nación le recomiendan que se baje y termine con su agonía. Un hombre perdido en su propio laberinto.

¿Dónde está Arturo Colombi? Todos se hacen la misma pregunta en las últimas horas en Corrientes. Es que desde el lunes el primer mandatario prácticamente abandono la campaña electoral y desapareció de la escena, faltando incluso a compromisos que había realizado con anterioridad en, por ejemplo, Empedrado para el día martes.

Repasando: el lunes, una de las principales voceras del gobernador Arturo Colombi, María Mercedes Vázquez, convocó durante toda la mañana desde su espacio radial a una conferencia de prensa del primer mandatario con los intendentes de distintas extracciones políticas que apoyaban al Frente de Todos.

El día transcurrió sin que la rueda de prensa se haya realizado y sin que nadie haya dado alguna explicación, pero también transcurrió sin que Arturo Colombi dijera presente en la Casa de Gobierno.

Este martes, Arturo Colombi debía inaugurar obras dentro del marco de la campaña en Empedrado. Pero en lugar de ir prefirió abordar el avión oficial y sin saludar a los pilotos, una postura que asumió desde que declararon ante la Justicia en su contra, emprendió viaje a la Capital Federal.

¿Que hizo allí?. Primero fue hasta la Casa Rosada donde se entrevistó con el ministro del interior Florencio Randazzo. Tras la bienvenida la primera oferta la lanzó Arturo Colombi: "tienen el voto de la senadora por Corrientes si nos acompañan este domingo" lanzó el gobernador correntino.

La repuesta no se hizo esperar: "muchas gracias, pero mejor no", y tras cartón soltó un concejo: "gobernador, mejor bájese y de por terminado esto en Corrientes antes de hacer un papelón peor". El diálogo fue cortante, en tono muy frío y sin demasiadas cortesías.

El golpe fue duro y difícil de asimilar por Arturo, quien unas horas antes volvió a recibir un llamado del vicepresidente Julio Cobos, quien en su habitual tono calmo le volvió a recomendar que abandone la carrera electoral y espere el 10 de diciembre para entregar el mando a Ricardo Colombi. "Es lo mejor" le advirtió el mendocino.

La tarde del martes sorprendió a todos esperando con ansiedad el retorno del candidato, quien por estas horas pocas ganas tiene de regresar a Corrientes, y mucho menos de seguir en campaña. Tanto que bordea un nuevo cuadro depresivo.

Es que Arturo vive hoy sin duda su hora más negra. Sin credibilidad y con las puertas de Casa Rosada cerradas, dejado de lado por quien fue su protector político por algún tiempo, Julio Cobos, jaqueado por la justicia que lo investiga a él y a sus colaboradores por graves hechos de corrupción y abandonado por sus aliados políticos, está en un callejón sin salida que cada vez aparece como mas oscuro.

Finalmente, entrada la tarde aterrizó en Goya, donde volvió a mentir asegurando que le reclamó al ministro del interior por los fondos que le corresponden a Corrientes, un tema que ni siquiera tuvo oportunidad de abordar con el funconario nacional. Todo fue una nueva puesta en escena para dar la imágen de una acción que a esta altura ya no existe mas.

Los golpes políticos recibidos en Corrientes en las últimas 48 horas, más los que se sumarán en la jornada de este miércoles marcan el fin de su carrera política. Los liberales ya comentan por lo bajo lo que será su derrota el domingo 4 y no ocultan que le pasaran ese día viejas facturas. El Justicialismo se volvió a fracturar entre quienes siguieron la estrategia "pruyista" pro Arturo Colombi y quienes decidieron anunciar un público apoyo a Ricardo Colombi, y estos parecen ser muchos mas.

Como si esto fuera este miércoles el Partido Nuevo, que en las últimas elecciones le aportó 19.000 votos, anunciaría un cambio de posición masivo guiando el voto de sus seguidores hacia Encuentro por Corrientes, algo que filas adentro del Frente de Todos se siente como un tiro de gracia.

El final parece estar cerca. Arturo Colombi parece nada mas que querer estirar su agonía política, pero en soledad, ya alejado de toda campaña y de los cantos de sirenas al que su circulo íntimo lo acostumbró en los últimos tiempos. Un círculo íntimo donde las acusaciones de traiciones son la comidilla diaria.

El hombre esta sólo y espera. La pregunta es ¿Dónde, y hasta cuando aguantará?.

Comentá la nota