Artesanos

Con una más que importante afluencia de público, comenzó en la tarde de ayer la Feria Artesanal Navideña en la plaza San Martín.
Después de la turbulenta organización del pasado año, donde hubo numerosas quejas por el traslado de la feria hacia los terrenos del ferrocarril (sumado a los habituales reclamos de los dueños de los comercios céntricos), ayer el tradicional paseo céntrico santarroseño se mostró ocupado casi en su totalidad por los puestos de artesanos y por el público que se acercó a la plaza.

Conocida anteriormente como "la Feria del Regalo", esta vez la organización estuvo a cargo del Consejo Municipal de Artesanos, que de aquí en adelante regulará la realización de las ferias transitorias y permanentes en la ciudad. Dicho cuerpo está compuesto por representantes de los artesanos y también de los poderes Ejecutivo y Legislativo del municipio.

El total de los 244 puestos habilitados debió pasar una selección previa a través de dicho consejo y también pagar un canon de 75 pesos. Ayer, desde las 19, la feria quedó habilitada, y su culminación está prevista para el jueves 24 a las 20. El único lugar de la plaza en el que no se colocaron stands es el ubicado frente al pesebre, sobre la calle Avellaneda.

Ayer los vecinos de Santa Rosa pudieron disfrutar de la feria gracias al más que agradable clima que reinó durante toda la jornada. Mientras el grupo Vilcabamba preparaba sus instrumentos para el cierre del día, se podían escuchar diversas músicas que surgían de distintos lugares de la plaza: desde puestos de instrumentos de percusión hasta artistas callejeros, los sonidos de la música también invadieron la tarde céntrica.

En principio, y teniendo en cuenta que se trató del primer día de actividad, el semblante entre la mayoría de los que atendieron sus puestos era de conformidad. Porque más allá de que la mayoría del público preguntaba más de lo que compraba, siempre alguien "algo se llevaba" y eso redondeó positivamente la jornada para buena parte de los artesanos.

Para destacar el trabajo de selección realizado por las autoridades. No es que los visitantes se hayan encontrado con una amplia variedad en cuanto a la oferta de productos, pero sí se debe reconocer que la mayoría ofrece verdaderas artesanías o productos de elaboración propia, evitando así los puestos de reventa que pululan quizá por demás en encuentros de este tipo.

Comentá la nota