Artesanos molestos porque no les daban luz, cortaron calles céntricas

Unos cuarenta puesteros cortaron las calles aledañas a la plaza San Martín en reclamo de luz para sus stands. Hubo embotellamiento de tránsito y malestar. La comuna indicó que había peligro de muerte.
Un grupo de unos cuarenta artesanos cortó anoche las calles aledañas a la plaza San Martín en reclamo de que les “devuelvan el servicio de energía” en los puestos que tienen instalados en la plaza. “Pretendemos que desde la comuna nos den una respuesta”, dijo uno de los manifestantes.

Los puesteros, al ritmo de tambores, protagonizaron una ruidosa protesta que se inició en avenida San Martín y Gil y luego se trasladaron a los cruces delimitados por Yrigoyen y Avellaneda, y San Martín y Mitre.

La situación movilizó a la policía que anoche trabajaba en el lugar con el objetivo de ordenar el tránsito y explicarle a los automovilistas qué rumbo debían tomar para seguir transitando.

Diferencias.

Las diferencias entre los artesanos y las autoridades nacieron a partir de la decisión del municipio de realizar la Feria del Regalo en los terrenos del ferrocarril y no en la plaza del centro, como viene sucediendo tradicionalmente.

Sin embargo, el viernes, cuando se inauguró la tradicional feria, la mayoría de los artesanos desoyó la decisión del municipio y se instaló en la plaza San Martín, mientras que un pequeño grupo armó sus stands sobre las vías.

Este último lugar es resistido por los puesteros. Dicen que “no venden” como en la plaza porque circula menos gente y “no hay cultura de feria artesanal” en ese sitio de la ciudad.

“Queremos que el intendente (Francisco Torroba) nos ponga la luz en los puestos porque así nuestras piezas no se ven, imposibilitando las ventas”, dijo una de las artesanas, María José Machado.

Mientras tanto, en el interior de la plaza, unos cien puestos artesanales funcionaban normalmente y ofrecían sus productos al público. En la calle, el pequeño grupo seguía interrumpiendo el tránsito al ritmo de los bombos.

Desde la comuna.

Por su parte, el secretario de Obras Públicas, Diego Bosch, indicó anoche a LA ARENA que los artesanos estaban avisados que la capacidad eléctrica en la plaza San Martín estaba saturada por la llegada de más manualistas que estaban antes ubicados en la playa del ferrocarril.

“Hubo una sobrecarga en las instalaciones porque se fueron sumando otros artesanos. Yo decidí hacerme responsable de no conectar la luz por un problema de riesgo eléctrico y peligro de muerte de los transeúntes de la plaza ante la posibilidad de desperfectos eléctricos”, indicó el funcionario.

Bosch explicó que la capacidad de la plaza es de 63 amperes y que el viernes estaba ya colmada, mientras que en la playa del ferrocarril se habían instalado equipos que suministraban hasta 140 amperes.

“Ya estaban avisados –continuó el secretario-. El domingo por la mañana verifiqué los consumos y recorrimos los puestos avisándole a cada uno que a la noche no se les iba a dar luz ante la llegada masiva de puesteros. Hubo gente que entendió y gente que no”.

Comentá la nota