Arsénico: falta menos de un mes para que se cumpla el plazo que otorgó la Suprema Corte

El Municipio interpuso un "recurso extraordinario" ante la Corte nacional que podría dilatar los pasos, pero todavía no tuvieron respuesta. Mientras tanto, aseguran que analizan "soluciones definitivas" con distintas empresas.
La presencia del arsénico fue, durante mucho tiempo, un problema de unos pocos juninenses que parecían demasiado preocupados por un fenómeno de impacto relativo. Pero los estudios comenzaron a reflejar algo más grave y, finalmente, la Justicia fue la que le puso los adjetivos más peligrosos. La población entonces se alertó.

En concreto, la Suprema Corte bonaerense exigió al Municipio reducir en 90 días la cantidad de arsénico en el agua en un fallo en el que acusaba al Gobierno Local de "afectar el derecho a la salud de sus habitantes".

Las repercusiones estallaron. Hubo respuestas del intendente Mario Meoni, varias notas periodísticas sobre el tema y nuevos estudios revelaron que el riesgo permanecía latente.

Pero la cobertura del tema comenzó a extinguirse y el tiempo pasó. Hoy, ya falta menos de un mes para que se cumpla el plazo que otorgó la Suprema Corte provincial: aunque el fallo trascendió públicamente el 22 de agosto, la notificación llegó al Gobierno Local el 27 de ese mes, por lo que todo vencerá el 27 de noviembre.

Recurso

Pero, de prosperar un recurso extraordinario presentado por el Municipio, el plazo se extendería. El destinatario de esa presentación fue la Corte Suprema de la Nación, pero todavía no hubo respuesta.

"Debe evaluar la admisibilidad, pero aún no resolvió. Nosotros expusimos un análisis de las cuestiones formales en las que detectamos cosas que no nos parecen adecuadas", expuso Patricio Fay, subsecretario Legal y Técnico del Municipio.

"No tuvimos posibilidad de defensa. Se resolvió con pruebas de quienes presentaron el amparo y no hubo pericias oficiales, por ejemplo", explicó.

Para Fay, un recurso de amparo "no es una vía apta para resolver este tipo de cuestiones". Y lo fundamenta: "En el expediente casi no hay fundamentaciones técnicas".

Del otro lado, Marcelo Miano, uno de los abogados que presentó el amparo, sostiene que es "improbable" que la Suprema Corte dé vía libre a un recurso que desautoriza un fallo propio. Será cuestión de tiempo.

Mientras tanto, si la Justicia tiene razón, en Junín se consume un agua contaminante y potencialmente peligrosa. Para el Municipio, la suposición es equivocada: el fallo, sostienen, no tuvo en cuenta lo realizado en la red potable en los últimos años.

De todas maneras, aseguran que ya se reunieron con una decena de empresas en busca de una "solución definitiva" al problema. Las alternativas, que están en evaluación y en algunos casos suponen erogaciones millonarias, contemplan la incorporación de plantas de abatimiento de arsénico y la generación de nuevos pozos.

Una de las compañías, con la que las gestiones estarían "muy avanzadas", proyectó la creación de cinco plantas en distintos puntos de la ciudad por las que pasaría toda el agua de los pozos.

Quejas

Para algunos, lo realizado hasta ahora es insuficiente. En un comunicado difundido esta semana, el MID presentó un proyecto en el Concejo Deliberante para saber si se cumple la sentencia de la Suprema Corte.

Comentá la nota