ARSENAL - RIVER 15 partidos ¡Nooo!

Si River no le gana a Arsenal igualará la peor racha de su historia como visitante y vegetará hasta el final del torneo. ¿Con o sin Pipo?
Los números que se asocian con lo negativo son el 13 (la yeta) y el 17 (la desgracia). Sin embargo, el número 15 puede ser nefasto para River. Si hoy no gana en Sarandí, este equipo sumará otro pésimo récord histórico: igualará la peor racha de partidos sin ganar de visitante (15). Si sucede esto justo a 15 fechas del final del Apertura, también se despediría del título y penará el resto del torneo. ¿Y con la testaruda continuidad de Gorosito?

Hace 31 años que River no llegaba a esta situación. El 14 de mayo del 78, con Angel Labruna como DT, comenzaba una seguidilla de 15 visitas sin triunfos. Aunque ese equipo al menos llenaba los ojos de los hinchas y sumaba puntos en el Monumental. Ahora, la situación es caótica, ya que River este semestre apenas le ganó (de milagro, porque hasta pudo ser goleado) a Chacarita, el peor equipo del torneo. En siete partidos y sólo 31 días, River puede quedarse sin nada, porque está a nueve puntos de los líderes Estudiantes y Central. Ya afuera de la Sudamericana, además, se aleja de la Libertadores del año que viene y debe empezar a mirar de reojo la Promoción (sí, aunque aún suene lejano es una realidad cada vez más latente si continúa la actual tendencia perdedora). De hecho, escaparle a ese fantasma e intentar meterse en la Copa del 2010 pasarían a ser los únicos objetivos del plantel desde hoy hasta fin de año. Todo esto, claro, si esta noche se llega el maldito número 15.

Encima, un resultado negativo podría generar otras consecuencias. Desde la eliminación ante Lanús del jueves, Gorosito ya no está tan firme en el banco. Y no por decisión de los máximos dirigentes, que mantienen su postura de no interrumpir los contratos de los entrenadores, sino porque el propio Pipo pasó del "tengo demasiadas pelotas para quedarme" a frases que insinúan una posible despedida: "Me preo- cupa no poder llegarle al jugador. Me gusta disfrutar de mi trabajo, pero si se transforma en un sufrimiento, no es bueno para nadie". Con estas palabras, Gorosito admite una realidad que ya excede las puertas del vestuario. Hace tiempo que en la intimidad el técnico perdió llegada a los jugadores, pero ahora se hace más notorio afuera y más evidente en la cancha. Entonces, ¿qué sentido tiene seguir arriba de un barco con la certeza de que va a hundirse? Esa es la pregunta que estaría rondando en estas horas por la cabeza de Pipo.

La historia de River ya se manchó demasiado: el récord de 12 fechas sin ganar y el último puesto del Apertura 08 fueron las peores. Aunque no el final de un efecto dominó que hoy puede tener otro capítulo.

Comentá la nota