ARSENAL 0 - GIMNASIA (J) 1 / No tira la toalla

ARSENAL 0 - GIMNASIA (J) 1 / No tira la toalla
El Lobo jujeño ganó en Sarandí y aprovechó la última chance de seguir en Primera. Está difícil, pero sueña.
Hay que morir de pie, Lobo. El grito de guerra, proveniente de una voz perdida en la popular visitante, dignifica el sacrificio de un Gimnasia de Jujuy que quiere pelearla hasta el final. Está lejos del otro Lobo y de San Martín y sabe que su destino ya no está en sus manos, pero ayer mostró carácter para pegar un triunfazo en Sarandí que le dio un poco más de oxígeno y dejó un sabor dulce en los poquitos hinchas que le hicieron el aguante contra Arsenal.

Quizá se acordó algo tarde, es cierto, pero ayer jugó un primer tiempo casi perfecto y no liquidó el match más temprano porque Fileppi perdió en las tres jugadas de gol que él mismo se había generado. Entonces la ecuación parecía la escrita durante toda la temporada del equipo de Arzubialde. Control de pelota en mitad de cancha, prolijidad para salir y nula eficacia para justificar la supremacía en el marcador. Hasta Raúl Ulloa, presi de los jujeños, se tomaba la cabeza una y otra vez y golpeaba sus palmas al ver las chances que dejaba pasar su equipo.

Para colmo, el arranque del segundo tiempo del Arse amenazó con exterminar cualquier ilusión de los jujeños de permanecer en Primera. Leguizamón empezó a complicar a la defensa por el lado de Ladino y Pellerano se hizo parada obligada en la mitad de la cancha. Así sufrió Gimnasia, que inconscientemente se metió atrás y se quedó sin dominio de la pelota. Un par de tiros libres en la medialuna asustaron a Pezzutti y a los sueños de Primera, pero esta vez la historia le tenía reservado, al fin, un guiño de ojos para el Lobo jujeño. A los 23' del complemento, un pelotazo sin destino, de los tantos que venía utilizando la visita para salir de cualquier aprieto, encontró mal parada a la defensa del Arsenal y Pochola Silva, un nueve que recién en el último tramo del torneo fue recuperado por Arzubialde, metió el único gol del partido. El mismo que le dio un plus de vida a Gimnasia y fue festejado como la permanencia misma. Hay vida.

Comentá la nota