ARSENAL - BOCA: La Era de Hielo II

Cuatro años después, con muchas coincidencias, Coco vuelve a la cancha en que vivió su hora más crítica y le tiraron cubitos. Hoy, su Boca necesita ganar.
Esa pesadilla no se olvida. Siguió presente en la memoria por varios campeonatos más. En cada visita al Viaducto volvía la imagen de esos cuatro goles y de la hora más crítica de Alfio Basile. Después de cuatro años, sin embargo, ya parecía un recuerdo olvidado. Sepultado. Pero no. Varias coincidencias que se dan entre pasado y presente, entre aquel y éste partido ante Arsenal, reflotaron esa tarde de terror para Boca. A Coco, con lo supersticioso que es, no le debe haber causado mucha gracia... O sí, porque después de ese 1-4 catastrófico vino el despegue hacia el título. Y si se repite esa parte, aunque ahora las chances sean mucho menores, lógicamente será bienvenida.

Fue también en noviembre, hace ya cuatro años, y hay apenas dos días de diferencia entre la fecha de un partido y de otro. Será Basile quien estará por primera vez de vuelta en ese banco en el que la pasó tan mal y recibió uno de los peores tratos de su carrera, con insultos degradantes graficados en esos cubitos de hielo que simbólicamente eran para su whisky. Y por si faltara más, otra similitud es que le faltan cinco titulares, la misma cantidad en ambas presentaciones... La historia previa, terroríficamente, parece repetirse. Esperan en Boca que la derrota y el hielo que tiraron de la tribuna no se repita.

"No falta sólo Román, sino muchos jugadores que también tienen sus responsabilidades en el equipo. Por ejemplo, cambiamos otra vez la defensa. Pero es algo que estaba estipulado por los jugadores que ya se sabía que se iban a ir a las selecciones y por el campeonato nuestro que sigue. Acá no hay muchas excusas, saldremos con lo que hay, el que está en la Primera de Boca por algo es", explicó Abbondanzieri, preocupado por las ausencias pero con confianza en los que ingresan.

La diferencia principal, aunque los jugadores no dan por terminado el sueño, es que en el 2005 Boca llegó al Viaducto como puntero y ahí dejó el liderazgo para Gimnasia LP, pero sólo quedó a tres puntos con 12 por jugarse. Ahora, en cambio, arranca el partido a 13 de Newell's con 18 en disputa y, como está dicho, con el equipo remendado por las ausencias de Julio Cáceres, Claudio Morel Rodríguez (los dos con Paraguay), Gabriel Paletta, Sebastián Battaglia y Román Riquelme (lesionados). La única buena es que la que se presumía como la sexta baja titular, Gary Medel, volvió antes de lo previsto y va a jugar de entrada .

Con tantas coincidencias, para espantar el mismo resultado de hace cuatro años, todas las cábalas basilistas estarán en juego esta noche en el Viaducto. Para tratar de seguir con vida y lanzarse, después de este partido, por la hazaña, por la heroica, a clasificación a la Copa y por el título. Como aquella vez...

Comentá la nota