Arroz: este año sembrarán 28 mil hectáreas menos por la sequía

El titular de la asociación que nuclea a los productores correntinos confirmó que en zona de represas sólo se sembrará el 50%. De las 90 mil hectáreas de 2008 sólo se llegaría a 62 mil este año.
En el marco de la sequía que afecta a gran parte de la provincia, el presidente de la Asociación Correntina de Plantadores de Arroz, Jorge Vara, confirmó a "época" que este año se sembrarían alrededor de 28 mil hectáreas menos por falta de agua en las represas.

Según explicó el productor arrocero, las represas, desde las cuales se riega la producción, tienen hoy sólo un 5% de agua. "Están prácticamente sin agua", remarcó. Ante esta situación, la zona que produce a partir del riego por represas, que abarca 56 mil hectáreas, sólo sembrará la mitad de esta superficie, perdiéndose el resto para la presente campaña. Es decir, el área sembrada se reduciría en 28 mil hectáreas.

Teniendo en cuenta las 90 mil hectáreas sembradas el año pasado, se estima que este año no superarían las 62 mil hectáreas. "Algunos productores podrían llegar a compensar con riego desde ríos pero no serían más de 4 mil hectáreas; con lo cual, con suerte, se llegarían a las 65 mil este año", aclaró Vara.

De igual modo, el titular de ACPA adelantó que la notable sequía que se padece actualmente se compensará con las lluvias que se darán a partir de octubre, de acuerdo a lo pronosticado. "Hay un firme pronóstico de lluvias a partir del fenómeno del Niño, que llenará las represas y nos permitirá posicionarnos muy bien de cara a la campaña 2010", adelantó.

Por lo pronto, la sequía actual descarta "de plano" llegar a los niveles de 2008 e incluso afecta notablemente a los sectores de servicios vinculados a la actividad, sobre todo en la zona Centro de la Provincia. "En Mercedes, donde se concentra gran parte de los contratistas, para laboreo y nivelación de suelos, así como para cosecha, se sentirá en gran medida esta merma", anticipó.

La performance de las últimas lluvias no ayudó a mejorar el escenario. Mientras en la zona Centro-Sur de la provincia, donde las represas necesitaban hacerse de agua, llovió poco más de 30 milímetros en 10 días, en Itá Ibaté los 160 milímetros caídos en igual período complicó en gran medida la preparación de tierras a partir del exceso de agua sobre las superficies planas.

"Más allá de todo, entendemos que el año que viene podríamos llegar a las 100 mil hectáreas sembradas", advirtió Vara.

Buscan fondos nacionales por la emergencia

Ante la posibilidad de que el Congreso nacional sancione la creación de un fondo de ayuda para productores afectados por los desastres climáticos, el secretario de CONINAGRO, Marcelo Ocampo, remarcó que "la situación del campo hoy es calamitosa". "Devastó el poco pasto que había logrado sobrevivir a la falta de agua", puntualizó con relación a las últimas heladas.

Ante las cuantiosas pérdidas, Ocampo comentó que se gestiona para que la Comisión de Agricultura de la Cámara de Diputados llegue a un consenso sobre la creación de un fondo nacional de emergencia agropecuaria y forestal que garantice ayudas directas para los productores afectados.

En la reunión del martes no se pudo lograr un dictamen favorable, porque el proyecto de Cantero Gutiérrez sostiene un monto anual de $150 millones de pesos para el fondo, mientras que los legisladores opositores consideran que la cifra debería ser entre $500 y $1.000 millones.

Comentá la nota