Arroyo-Luchessi en el show de los divorciados

Ambos aseguran que fue por cuestiones ideológicas; "La decisión la tomó Luchessi y es asunto de él", disparó el ex director de Tránsito, mientras que el ex candidato a Intendente criticó a colaboradores de Arroyo: "Son de extrema derecha".
El divorcio del año no fue tapa de ninguna revista de chimentos. Al estilo Susana Gimenez- Jorge Rama, esta ha sido la ruptura menos pensada. Pero cuatro meses antes de asumir sus bancas, Mario Luchessi y Carlos Arroyo se separaron, como lo hicieron Fernando de la Rua y "Chacho" Álvarez en el 2000, y cada uno hizo "rancho aparte", formando su propio unibloque dentro del HCD.

Lo cierto es que Arroyo casi no habla del tema. Sólo le limita a decir que fue una decisión de Luchessi y que ahora es asunto de él. Es más, cuando se le ha consultado sobre la situación, el ex director de Tránsito dijo: "No pensamos nada porque no nos interesa. Ni me saludo con él".

La amistad ha quedado en el olvido y ahora, y como se ha visto en las últimas sesiones del 2009, ni siquiera hay un buen día o buenas tardes. Tanto Arroyo como su hijo ignoran a Luchessi y viceversa.

Por su parte, el ex candidato a Intendente si dio que hablar: formuló varias veces duras declaraciones sobre allegados a su ex compañero de lista: "Son de extrema derecha y tienen posiciones muy reaccionarias que no son aceptadas por un militante peronista como yo".

"Arroyo, cuando recién comenzamos con el Frente es Posible, me dijo que a él le gustaba el justicialismo y después salió diciendo que quería hacer un partido vecinal, cosa que no comparto", contó Luchessi.

No obstante, según allegados, el problema principal habría sido las innumerables diferencias ideológicas que existen. "Para mi no van las oposiciones sistemáticas y para él si", afirmó Lucchesi.

Se dice que las disputas entre los concejales vendría desde la campaña: cuando vino el gobernador de San Luis Alberto Rodríguez Saa, Arroyo y el mandatario puntano habrían tenido un encuentro en privado, situación que habría generado cierto malestar a Luchessi, quien aseveró : "En 2007 nadie sabía que hacer y yo me presenté como candidato a Intendente con un partido totalmente desordenado y sin estructura"

Ahora, cada uno juega su juego. Arroyo y su hijo, como colaborador, por un lado y Luchessi y sus muchachos peronistas por el otro.

Por lo bajo se comenta que ambos ediles irían durante la temporada, junto a actrices de renombre nacional, a un teatro de la ciudad y participarían de un nuevo espectáculo que proximamente se promocionaría en todas las carteleras: "El Show de los divorciados". Sin embargo, esta vez el humor le daría paso las ideologías, que fueron las artífices principales de esta separación que no salió en ninguna revista de chimentos, pero sucedió.

Comentá la nota