Arroyo le disparó a la obra del emisario submarino: "Tengo dudas desde el punto de vista técnico"

El concejal electo del Frente es Posible, Dr. Carlos Arroyo, desestimó la posibilidad de que la millonaria obra del emisario submarino resuelva la contaminación generada por los efluentes arrojadas al mar. "Nunca compartí el proyecto del emisario submarino porque creo que fue un error desde sus orígenes: debería haberse hecho una planta de tratamiento en tierra; considero que arrojar desperdicios al mar, ya sea más cerca o más lejos de la costa, no deja de contaminar", sostuvo en declaraciones a FM 99.1.
En ese orden, analizó que el emisario "implica alejar los residuos a 3000 metros de la costa" y, en consecuencia, "llevarlos a determinados lugares en donde las corrientes marinas terminan ensuciando las aguas de Miramar, Pinamar, Villa Gesell, o afectando el plancton marino que es el alimento de los peces". "Es decir, la teoría sana sería no arrojar absolutamente nada al mar, porque la naturaleza es sabia y lo que menos necesita es que el hombre tenga ideas brillantes para tratar de modificarla", afirmó.

"Por eso –remarcó-, consideré siempre que era conveniente realizar una planta sobre terreno que, por supuesto era más costosa pero era lo lógico, como sucede en muchas ciudades del mundo, y en la que el resultado final es agua no apta para consumo humano pero que sirve, por ejemplo, para regar plantas o se puede derivar al océano sin causar ningún efecto".

"Tengo grandes dudas, desde el punto de vista técnico, en relación a que esto funcione porque las corrientes marinas de la costa marplatense son muy fuertes y el problema se va a redituar", insistió.

"Hay una pila de cosas que no me cierran de este proyecto, no soy tan optimista: (los caños del emisario) tienen orificios de difusión de la materia y me pregunto qué pasaría si se tapan con arena, por ejemplo. Ojalá todo esto funcione por el bien de la ciudad pero, como norma general, no estoy de acuerdo", dijo Arroyo por último.

Comentá la nota