Arroyo Balta: “Selva se puso nervioso por pensar que la obra no es necesaria”, según Lacasa

Arroyo Balta: “Selva se puso nervioso por pensar que la obra no es necesaria”, según Lacasa

La concejal de la Coalición Cívica fue parte de la comitiva que se llegó ayer con la gente del Museo, del OCCOVI y el intendente al arroyo. “No todo es matemática. Hay un patrimonio cultural, natural y paleontológico”, dijo.

La concejal Débora Lacasa (de la Coalición Cívica) fue una de las integrantes de la comitiva que realizó ayer una vista a las canteras del arroyo Balta, esta vez con el intendente y la gente del OCCOVI, en la que se discutió largamente sobre la necesidad o no de las obras de canalización que se pretenden, como complementarias a la construcción de la Autopista entre Luján y Mercedes, y que afectarán el patrimonio natural y arqueológico.

Tras la reunión con los ediles de este lunes, y con la presencia en la ciudad de funcionarios del OCCOVI, junto a los amigos del Museo “Carlos Ameghino” los concejales finalmente pudieron encontrarse con los responsables del control de las obras, tal cual lo habían pedido mediante un proyecto de resolución.

“Hicimos la visita al arroyo varias personas”, explicó la edil Lacasa. “Hubo muchas conversaciones, porque los técnicos con algunos concejales hablaban por un lado, el intendente y otros técnicos por otro, pero no hubo una reunión de ideas. Por eso es posible que haya distintos pareceres sobre lo sucedido porque cada uno escuchó algunas partes”, agregó.

En tanto, sobre la necesidad de las obras, y lo visto in situ, Débora Lacasa comentó: “Cuando llegamos a encontrarnos a la vera del arroyo, se vio que el cauce, de llegar a crecer en un volumen importante, tiene paredes a los costados que lo contienen, con lo cual se hace innecesaria la pequeña limpieza que se dice que se va a hacer. Nos mostraban que apenas se sacaría una parte al costado del arroyo para no limpiar este cauce, que se pretende emparejar en su ancho en 20 metros, pero la verdad es que no se ve que esto sea necesario e imprescindible”, dijo la concejal y destacó que hay un posible “Plan B” en discusión: “Este tiene que ver con llevar a través de algunos canales el agua de desborde del arroyo hacia las cavas, para que estas sirvan como un desagote. Pero ese plan no está bien analizado y se resolvió que se iba a discutir en conjunto con una comisión de entendidos del Museo Ameghino y del OCCOVI”.

En tanto, destacó que paralelamente existieron otros elementos “no menos importantes” en la discusión y que tienen que ver con el cumplimento de la ley: “Para cualquier obra que tenga que transformar, modificar o tocar cualquier curso de agua se prevé la protección ambiental y que se haga el estudio de impacto ambiental, y una divulgación del mismo. Así se garantizaría preservar el patrimonio natural y arqueológico, y ese estudio daría negativo con seguridad al proyecto original, que es el dragado del arroyo”, comentó y marcó que el único estudio que traía la gente del OCCOVI era un estudio hidráulico sobre la cuenca: “Nos decían que era sólo matemáticas, que se preveía qué cantidad de lluvia iba a haber, pero no todo es matemática, ya que aquí hay un patrimonio cultural, natural y paleontológico. Si fuera por matemática haríamos un canal de hormigón que desemboque en el río y listo”.

“Chicanas”

En definitiva, Lacasa sostiene que hay que seguir conversando sobre el tema, y apuntalar las cuestiones legales. “No nos pueden poner en el brete, hacer chicanas con la amenaza de que si hay que hacer un estudio de impacto ambiental se para la obra. Estas son obras complementarias y eso lo dijo la gente del OCCOVI. Acá hay buena voluntad”, destacó, aunque sobre el final de la visita, el punto en que el intendente Carlos Selva se puso nervioso, le resultó llamativo: “Se puso nervioso cuando alguien le preguntó cuál era el estudio que indicaba que esta obra era necesaria. Porque no hay solamente un estudio hidráulico sino uno de suelo y de impacto ambiental que se necesitan. Considerar este pedido de revisar toda la situación y a lo mejor llegar a la valoración de que esta obra no es necesaria lo puso mal. Selva se puso nervioso por pensar que la obra no es necesaria”, completó la edil Lacasa.

http://www.noticiasmercedinas.com/090317arroyobalta.htm

Comentá la nota