¡Arrorró, mi niño granate!.

COPA LIBERTADORES / LANUS 1 - CARACAS 1: El juvenil Lanús durmió media hora y quedó 0-1. Ahí despertó, lo empató y después lo jugó de igual a igual.
Entre todos los que jugaron apenas superan los 21 años y medio de promedio. Iván Ricardo Macalik justamente tiene esa edad: en su tercer partido en Primera clavó su primer gol, y no sólo por eso fue el mejor de los que vistieron de Granate. Su compañero de zaga, Emir Saúl Faccioli, sólo sopló las velitas 19 veces, pero es uno de los más experimentados. Son los chicos de Luis Francisco Zubeldía. El director técnico. El que en enero cumplió los 28.

Sus chicos durmieron durante media hora. Se dejaron arrinconar por un Caracas que llegó con todo su potencial y con una zanahoria delante de sus narices: ser el primer venezolano en ganar un grupo de Libertadores. Sin sorprender, repartió el buen manejo de Vera, la pegada de Rey en los tiros libres (aunque estuvo flojo en el fondo), la movilidad de Figueroa. Apretó al local contra el arco de Agustín Marchesín: el muy buen arquero de 21 pirulines y una cara de pibe que lo delata, pero que bancó algunas dudas de su defensa.

Aunque no pudo rechazar la bonita media vuelta de Figueroa, cuando todo Lanús se entregó al arrorró y los visitantes se ponían en ventaja sacando rápido un tiro libre. ¿Necesitaban ganar para llevarse la zona? Sí hasta ese momento. Luego, el empate 1-1 entre Everton y Chivas hacía pasar a los mexicanos y liberaba de cualquier peligro a Caracas.

Justamente, apareció Macalik y le ganó el salto a Romero. Todos sus compañeros le reprocharon el sueño que se había mandado. Lanús igualaba. Se había despertado. Y de ahí en más jugó de igual a igual ante un rival que tampoco fue el mismo de antes.

El partido tampoco. El Caracas estaba conforme. Y Lanús siguió con el 4-3-3 que Zubeldía usaba cuando dirigía Inferiores pero que nunca implementó en Primera. No sufrieron pero tampoco lastimaron. No tuvieron movilidad. Alguien dijo, tal vez, hiriendo más de la cuenta: "Parece un equipo de metegol...".

El Grana, el más ganador del torneo local con ocho triunfos, en la Copa terminó zapatero. Pero su técnico se dio el gustazo de darles rodaje a los chicos...

Comentá la nota