Arribando… ¿a buen puerto?

El puerto de Mar del Plata está funcionando en condiciones limitadas. Por ese motivo la draga trabaja para recuperar el ancho y la profundidad necesarios para la entrada de los barcos de quilla importante. Los trabajos de dragado deben estar finalizados para el Bicentenario, y así recibir a las embarcaciones de la regata.
El funcionario nacional José Carlos Pérez Sierra -con funciones en Necochea, pero por un contrato del consorcio- trabaja en Mar del Plata. Se encuentra a cargo de la draga Mendoza, la cual operará durante dos años en el puerto local.

N&P: ¿Qué trabajos se están realizando con la draga, y qué posibilidades existen de recuperar niveles de calado razonables para la operatividad del puerto de Mar del Plata?

J.C.P.S: En este momento, la tarea principal de la draga está orientada al trabajo a enfilar provisoriamente este puerto, para recuperarlo en ancho y profundidad, mejorar las condiciones de la entrada de los barcos portacontenedores que están entrando en este momento, y optimizar las condiciones de navegabilidad de los barcos. La otra tarea, en esta primera instancia, es desarrollar la profundización del canal de acceso a la Base Naval y el espejo de agua interior de la Base Naval, para recibir los buques escuela en la Regata del Bicentenario.

N&P: Esos barcos tienen una quilla importante, ¿qué calado se necesita?

J.C.P.S: La profundidad mínima para no volcar es de 7,60 metros, que es el calado estimado de la quilla de los barcos escuela.

N&P: ¿En qué nivel de eficiencia está trabajando la draga Mendoza? ¿Tiene la característica técnica necesaria para eliminar el banco de arena que persistentemente va formando la corriente en la boca del puerto de Mar del Plata?

J.C.P.S: La draga 259 es una draga de succión por arrastre. Esto significa que trabaja succionando y siempre avanzando. Una draga gemela a ésta, la 260, se usó en el año ‘80 para los dragados del canal de acceso y del morro de la escollera sur. Mecánicamente, es una draga que puede hacer el trabajo. La versatilidad que tiene ésta no la tiene la draga de cortado, donde hay que tener en cuenta el acceso a cañerías, abrirlas y cerrarlas con una consecuente pérdida de tiempo, o sea que los costos difieren enormemente.

N&P: ¿Qué volumen de arena hay que sacar y qué cantidad puede mover por día esta draga?

J.C.P.S: El volumen de arena va en función de lo que pueda cargar la cántara. Ésta tiene 2.000 metros cúbicos, así que se pueden mover 1.200 a 1.300 metros cúbicos de arena. El asunto es mover la arena al lugar adecuado, de lo contrario es como si no se hubiese sacado o movido nada. Para eso se ha adoptado esta draga con un sistema de posicionamiento de última generación. Es la única draga nacional con este equipamiento instalado de satélites automático, con sensores; las otras dragas que pueden estar trabajando en el país son extranjeras y, por supuesto, su costo es mayor.

N&P: ¿Cuánto tiempo de trabajo se requerirá para tener una situación más o menos consolidada que saque al puerto de Mar del Plata de esta situación de inoperabilidad o de operabilidad reducida?

J.C.P.S: En condiciones de inoperabilidad no estuvo nunca, pero sí en condiciones limitadas para ciertos buques. Insisto: el puerto nunca estuvo cerrado.

N&P: ¿Entonces fue una decisión política haber dejado barcos adentro varados sin poder salir, algunos de los cuales ni siquiera eran de un calado importante?

J.C.P.S: Yo soy un técnico, las decisiones políticas no las conozco.

N&P: ¿Pero usted sabe que han quedado barcos varados dentro del puerto?

J.C.P.S: Yo, lo que puedo decirle es que nuestro plan de trabajo es de 14 meses efectivos, no días calendario. Depende de las situaciones climáticas o de otras circunstancias. Se calculan 14/15 meses de días efectivos de trabajo, lo que hace que la draga, si se cumple el cronograma, se quede dos años. Esto significa que Mar del Plata tendrá una draga, y la debe tener siempre. Tenga en cuenta que está luchando contra algo que nunca va a poder manejar, que es la naturaleza. Se la puede frenar, contener, pero nunca le va a ganar. La naturaleza destruye lo que le da la gana.

N&P: Completamente de acuerdo; es indudable que la construcción de este puerto ha sido la matriz del problema, pero el problema existe desde que la escollera sur fue terminada…

J.C.P.S: Es cierto. La arena se mueve de sur a norte, por la acción de la energía del fondo del mar, como se mueve la arena en un médano por la acción del viento. Todo impedimento que se le ponga a esa deriva o a ese camino de la arena, ésta busca una solución alternativa que le permita seguir su camino, y eso es lo que sucede. Se tendrá que prolongar la escollera sur en algún momento, pero siempre va a ingresar arena, porque la arena va a llegar a la punta de la nueva escollera y va a volver.

Hombre versus naturaleza

Allá por 1999, el puerto marplatense despidió al Fénix, un buque cerealero con una carga de 24.000 toneladas de trigo a granel. Este embarque fue posible a partir de haberse recuperado una profundidad de 32 pies en la boca de acceso a la estación marítima local, anteriormente obstruida por un banco de arena que impedía el ingreso de embarcaciones de gran calado. Pero luchar contra la naturaleza es una batalla perdida.

Con el correr de los años, el puerto marplatense volvió a trabajar de manera limitada. En 2008, el Gobierno nacional se comprometió a aportar una draga y 17.000.000 de pesos para retirar 2,5 millones de metros cúbicos de arena que obstruían la entrada de buques a la estación marítima del puerto de Mar del Plata. El dragado tiene una urgencia casi inmediata. La estación marítima se encuentra seriamente comprometida por la arena que se deposita entre las escolleras sur y norte, lo cual provoca que los buques se vean obligados a utilizar el canal secundario.

Comentá la nota