Arreglos de corta duración Gobierno admite que los próximos asfaltos deberán ser de hormigón

Es para evitar que se deterioren demasiado rápido. En el centro, varias calles debieron ser arregladas dos veces en pocos meses. El secretario de Obras Públicas asegura que los trabajos están en garantía.
Previsión. Un tramo de la calle Hipólito Yrigoyen ya se hizo de hormigón.

El secretario de Obras Públicas de Comuna, Mariano Grimaldi, admitió que el rápido deterioro que evidenciaron varios de los asfaltos recientemente realizados en el centro de la ciudad tiene una única solución: cambiar el material caliente que se usó en la mayoría de los casos por hormigón.

Eso, anticipó Grimaldi, es lo que harán en varias de las próximas obras que tienen en carpeta, aunque adelantó que el costo de esos trabajos se multiplicaría por cinco.

Grimaldi le confirmó su decisión a El Diario ayer, luego que en la edición del domingo se diera a conocer la lista de los asfaltos menos durables entre los últimos que se realizaron en el centro, todos ellos con fondos nacionales.

El último caso fue el del tramo de la calle Yrigoyen que va de Chacabuco a Uruguay que, la semana pasada, fue nuevamente cerrado al tránsito para ser repavimentado por segunda vez en pocos meses.

"Cuando se hizo la obra se respetó la estructura que ya estaba. Pero después del frezado y con el tránsito intenso empezaron a aparecer fallas estructurales que ya estaban desde antes, pero que se activan cuando uno interviene", explicó Grimaldi.

Así, el secretario de Obras Públicas aclaró que esos trabajos están todavía en garantía, por lo que su reparación no tendrá costo para el Municipio.

"No hay doble costo, aunque sí molestias para los vecinos y la necesidad de dar explicaciones razonables", admitió Grimaldi.

Además de Yrigoyen, las calles que debieron ser reconstruidas dos veces hasta el momento fueron Víctor Vergani e Ituzaingó.

La primera ya muestra nuevamente serios signos de deterioro en las mismas zonas que ya fueron arregladas.

Costos

Grimaldi admitió que las fallas estructurales de las calles que debieron ser arregladas más de una vez "pudieron haberse previsto". Sin embargo, aseguró que se decidió de antemano colocar asfalto caliente en lugar de hormigón por una cuestión de costos.

"El valor del hormigón varía 5 a 1 respecto al asfalto caliente. Y la intención es no trabajar solamente en centro sino llegar a también a los barrios", señaló.

Sin embargo, los malos resultados obtenidos hasta ahora, lo convencieron de mejorar los materiales aunque deba aumentar los costros.

Así, cuando hoy comience la reconstrucción del Tramo de Yrigoyen que va de Rivadavia a Ituzaingó, directamente se comenzará a hacer de hormigón.

De todos modos, el propio Grimaldi dejó entrever que eso tampoco será garantía de un pavimento eterno. "Las cañerías de gas y de agua tampoco permiten un trabajo de compactación profundo", admitió Grimaldi, por lo que la base será más delgada de la que se haría en condiciones normales.

También será de hormigón el asfalto que se realizará desde esta semana en la calle Champagnat, entre la Panamericana y la Universidad del Salvador.

"Ahí se iba a hacer un fresado y una carpeta de 7 centímetros, pero ahora decidimos que sea también de hormigón", señaló Grimaldi.

Ahora, esperan que el cambio de de materiales permita que la obra quede bien la primera vez que se haga y que no sea necesario tener que reconstruirla al poco tiempo.

Otra obra clave rota

A Chacabuco la rompen los camiones

El estado de la calle Chacabuco, que une la Panmamericana con la ruta 25, en Villa Rosa, se empeña en desmentir el hecho de que la carpeta asfáltica fue estrenada hace apenas unos pocos meses.

La obra, un lago reclamo de los vecinos de la localidad que supo ser motivo de ásperas polémicas en el Concejo Deliberante, se realizó con fondos donados mediante el programa de Responsabilidad Social Empresaria. Pero al poco tiempo ya empezó a mostrar profundos baches.

El secretario de Obras Públicas, Mariano Grimaldi, culpó por la situación al tránsito de camiones por la zona.

"Lo hicimos pensando en vehículo de a lo sumo 6 u 8 toneladas por eje y pasan camiones de 12 toneladas", señaló.

Así, aunque ahora la Dirección de Tránsito comenzó a tomar medidas para restringir la circulación de transporte de carga, la respuesta llegó tarde.

"Las lluvias hicieron que el deterioro aflorara más rápido. Los bache que hubieran aparecido en 5 o 6 meses ya se están viendo. Ahora, tendremos que hacer el mantenimiento para taparlos", señaló el funcionario.

Comentá la nota