Los arrebatos adolescentes del ex presidente

Por Fernando Gonzalez

Néstor Kirchner volvió a las andadas. Ayer, durante un acto de campaña en San Martín, se divirtió afirmando que "los argentinos somos dueños de Nordelta", el barrio privado más importante que tiene la Argentina en el municipio bonaerense de Tigre.

El desarrollo urbano de la empresa Consultatio concentra ya unas 10.000 personas de buen poder adquisitivo distribuídas en unas 3.000 casas. Y alrededor de Nordelta crecen decenas de otros barrios privados que se benefician con su infraestructura y que elevan esa población al doble. A todos ellos les envió el mensaje Kirchner, recordando que Consultatio (del empresario Eduardo Constantini), tiene directores de la ANSeS y que el Estado podría avanzar sobre la propiedad de quienes invirtieron en esas tierras para establecer sus viviendas. ¿Alguno de ellos votará ahora a Kirchner? ¿Y cuánto pierde allí Sergio Massa, intendente y cuya esposa Malena es candidata a concejal?

Los dirigentes peronistas contemporáneos de Kirchner suelen decir que al ex presidente le quedaron materias pendientes de la militancia setentista. Y la frase provocativa sobre los habitantes de Nordelta parece un arrebato adolescente de quien hubiera querido vivir otras experiencias y ya está un poco grande para jugar al político rebelde.

Comentá la nota