Arrarás pidió acompañamiento

La viceintendenta a cargo, sostuvo que durante el plazo que demande la recuperación física del intendente Zamora, el gobierno continuará con sus proyectos y requirió la colaboración del personal y del pueblo para alcanzar las metas programadas.
En su primer día de actividad plena, la viceintendenta María Julia Arrarás lanzó un mensaje esperanzador y de compromiso en la gestión que repentinamente deberá realizar al frente del gobierno municipal, mientras el intendente Roberto Zamora se recupera de las lesiones sufridas hace una semana en un accidente de tránsito (ver recuadro).

María Julia Arrarás es suplente nato en el reemplazo en la nómina de autoridades municipales y dijo que asumió esa responsabilidad. Aunque agradeció la predisposición del equipo de trabajo, pidió también la colaboración del personal y la comunidad achense para consolidar los planes y obras en marcha "al menos hasta que se reintegre nuestro intendente y pueda volver a cumplir sus funciones".

Mensaje.

Arrarás recibió ayer en el despacho oficial a representantes de los medios periodísticos, dos de ellos escritos y uno de televisión, para confirmar que se encuentra al frente del gobierno municipal.

"El trabajo va a continuar según el mandato de Roberto Zamora, que como es de público conocimiento se encuentra accidentado", expresó Arrarás en la introducción, rodeada por los concejales oficialistas y miembros del gabinete municipal.

"Nuestro propósito en este momento es poder seguir con el mandato y con el proyecto que ya fueron ordenados y que se están realizando en nuestra comunidad", siguió diciendo la viceintendenta, que asumió el viernes.

El reemplazo surgió "de una manera imprevista, porque es algo que ocurrió por un accidente automovilístico", pero prefirió transmitir la tranquilidad a toda la población. "Vamos a tratar de poder hacer lo mejor por nuestro pueblo. Creo que es lo que nosotros nos propusimos desde el momento en que asumimos un compromiso por nuestra comunidad y trabajar para ella".

Solidaridad.

Arrarás agradeció "la gran colaboración y la preocupación de la población que se ha interesado realmente por el estado de salud de Zamora". Añadió que "somos muy optimistas con respecto a su recuperación. Si bien su cuadro es grave, va evolucionado leve pero favorablemente".

"Estamos a disposición de nuestro pueblo, queremos trabajar y vamos a tratar de asumir el compromiso como realmente corresponde", dijo para ratificar su responsabilidad en esta etapa de la vida política local.

Completó diciendo que "necesitamos el apoyo de todos. Sabemos que todos los empleados de la municipalidad están acompañándonos y por lo cual les agradecemos y les podemos decir que los comprometemos porque los vamos seguir necesitando aún más, al menos hasta que se reintegre nuestro intendente y pueda volver a cumplir sus funciones".

El tercer reemplazo.

Aunque por diferentes causas, esta es la tercera vez que una mujer reemplaza a un intendente en esta ciudad. Con anterioridad a María Julia Arrarás -por razones de salud de Roberto Zamora-, Cristina Maisonnave que asumió a mediados de 2001 cuando Omar Avila fue procesado por peculado. En segundo lugar, María Elena García también reemplazó a Avila por diez días después de haber asumido el mandato en 2007, condenado por aquel delito. En los casos de Avila, nunca pudo completar su mandato.

Practican traqueotomía a Zamora.

El intendente Roberto Zamora continúa internado en terapia intensiva en la clínica Faerac de Santa Rosa, como consecuencia de las severas lesiones que sufrió a raíz del accidente de tránsito registrado el martes pasado a la tarde en momentos que el auto oficial que conducía por ruta nacional 35, fue colisionado de frente por otro vehículo que circulaba en sentido contrario, e iba en dirección a Santa Rosa.

Fuentes confiables informaron a esta agencia que al jefe comunal le hicieron una traqueotomía el viernes para que pudiese respirar mejor, pero prosigue estable y con signos de recuperación. No obstante aclararon que se trata de un paciente en riesgo.

La leve mejoría observada en Zamora generó optimismo en su grupo familiar y los más allegados, debido a que estaría respondiendo de buena manera a los estímulos, y ya no se le hacen transfusiones de sangre.

Desde el centro de salud donde el intendente se encuentra internado en terapia intensiva, después de haber sido derivado desde el hospital Lucio Molas de Santa Rosa, no se emiten partes médicos por decisión de la familia.

Producto del siniestro, Zamora sufrió politraumatismo, posee una fractura expuesta de brazo izquierdo, siete costillas fisuradas, y fractura de pelvis sin desplazamiento; además de politraumatismos en diferentes partes del cuerpo.

Coment� la nota