El arranque fue con el oficialismo

El arranque fue con el oficialismo
Los tres integrantes de la comisión –Cobos, Prat Gay y Marconato– se reunieron a las 10 en el Senado y elaboraron una primera lista de convocados. Para hoy están citados Redrado y varios funcionarios del Banco Central.
La decisión de Martín Redrado de condicionar su asistencia a la Comisión Bicameral que debe emitir un consejo no vinculante a la Presidenta sobre su remoción al frente del Banco Central, puso en duda la continuidad de la labor de la comisión legislativa por la que el propio Redrado y la oposición parlamentaria habían recurrido a la Justicia para que se ponga en marcha. Ayer, la comisión se puso en marcha tomando declaración a tres funcionarios: el ministro de Economía, Amado Boudou, el vicepresidente a cargo de la presidencia del Central, Miguel Pesce, y el procurador del Tesoro, Osvaldo Guglielmino. Por la noche, el diputado de la Coalición Cívica, Alfonso Prat Gay, dijo que la comisión seguirá hoy su trabajo por la mañana indagando a otros funcionarios del Central y que "el único damnificado" si no asiste a hacer su descargo será Redrado.

La Comisión Bicameral no se tomó respiro a lo largo de toda la jornada de ayer. Sus tres integrantes, el vicepresidente Julio Cobos, el diputado kirchnerista Gustavo Marconato y Prat Gay, se reunieron en el Salón Gris del Senado pocos minutos después de las 10. Allí acordaron su funcionamiento y elaboraron la agenda con la que comenzarían a recabar información ayer mismo: armaron una rápida lista de convocados que incluyó a Boudou, Pesce y Guglielmino, tres funcionarios que tuvieron activa participación en el caso desde el anuncio de la creación del Fondo del Bicentenario y todos los hechos que sucedieron a partir de allí.

Los convocados pasaron ayer por el Congreso. Tras casi tres horas frente a la comisión, Boudou se topó luego con los periodistas. "Lo importante es que la comisión está trabajando", dijo el ministro y se pronunció a favor de que "muy pronto pueda emitir sus dictamen", pero no quiso dar detalles de la prolongada reunión por su "carácter reservado".

Aunque no resistió responder ante la consulta sobre la amenaza del ex presidente del Central –luego desmentida por su abogado Ezequiel Cassagne– que daría a conocer la lista de "amigos del poder" que compraron dólares. "Parece un mensaje mafioso", disparó Boudou y sostuvo que "no está claro amigos de qué poder: ¿político, económico, mediático?". "Lo llamativo –continuó Boudou– es que quien realiza esta amenaza es un ex funcionario público que debería haber denunciado esta situación" y le atribuyó la frase de Redrado a que "cuando la gente se pone nerviosa, obra mal y comete errores".

Por esas horas, las 17, los miembros de la comisión ya conocían el contenido de la misiva que Redrado había hecho llegar al Senado cuatro horas antes. Pero decidió seguir adelante con el testimonio de los otros citados. Pesce ingresó por un acceso reservado al Salón Gris y les comunicó a la Comisión Bicameral que disponía de poco tiempo para exponer porque tenía un compromiso asumido con anterioridad, con el directorio del Central, al que no podía faltar. El presidente interino de la entidad financiera se fue poco después, con el compromiso de regresar por la noche si la comisión así lo decidía.

Con Guglielmino ante la comisión y sin información oficial sobre los encuentros, las versiones matizaban la guardia periodística. El gobierno ya había salido al cruce sobre la información que Redrado renunciaría después de declarar ante la comisión legislativa y sostenía que debía esperar a la decisión que adopte la misma. El vocero de Cobos desmentía una versión sobre supuestas declaraciones de colaboradores "cercanos" al vicepresidente, en la que Cobos habría estimado el trabajo de la comisión en dos semanas. "No existen esas declaraciones ni Cobos puso fecha al trabajo de la comisión. ‘Celeridad y profundidad’ son las premisas que el vicepresidente se fijó para encarar esta tarea", sentenció el vocero.

Tarde movida

Avanzada la tarde y poco después que en algunos portales de Internet comenzaron a difundir conceptos de la carta que Redrado envió a la comisión con sus exigencias, desde la oficina de Cobos dieron a conocer el texto completo de la misiva de cinco páginas (ver página 3). Entonces, el jefe del bloque K de diputados, Agustín Rossi, cruzó todo el Palacio Legislativo para expresar ante los periodistas la postura oficial. "Si Redrado no concurre mañana (por hoy), ante la comisión que estipula la Carta Orgánica del Banco Central, la comisión debería comenzar a preparar su dictamen. Redrado no puede imponer condiciones a la requisitoria de ninguno de los poderes de la República", afirmó Rossi para apurar una definición que no es vinculante y así "poder normalizar al Central".

Después que Pesce se retiró de la comisión, Prat Gay fijó la postura de la comisión. "No hay nada que impida a esta comisión juntarse y trabajar", argumentó desestimando la opinión de Rossi y la resistencia del propio Redrado a concurrir hoy ante la comisión. Para hoy por la mañana están citados también algunos funcionarios técnicos y jurídicos del Banco Central y después del mediodía se sumará nuevamente Pesce. "Por la tarde si no viene Redrado, la comisión tomará una decisión", insistió Prat Gay y dejó abierta la incógnita de cómo seguirá el debate si el presidente del Central confirma que le dará la espalda a la comisión que debe pronunciarse sobre su desempeño.

Comentá la nota