Arrancó ‘el road show’ del canje: misión oficial viajó a Londres para reunirse con inversores

El operativo para lanzar el canje de la deuda en pesos entró en su etapa final y en el Ministerio de Economía que conduce Amado Boudou aseguran que podrían abrir la operación en 10 días. Anoche una misión del Palacio de Hacienda partió rumbo a Londres para reunirse con inversores y buscar el apoyo de los grandes fondos en la transacción. Estarán en esa ciudad hasta el lunes, tras lo cual podría partir directamente hacia Nueva York para continuar promocionando la operación y explicando los planes oficiales para lo que resta del año.
La comitiva oficial que viajó al Reino Unido está encabezada por el subsecretario de Financiamiento, Adrián Cosentino, la mano derecha del secretario de Finanzas, Hernán Lorenzino. También hablarán con los inversores sobre los planes oficiales para retomar las negociaciones por la deuda en default con los holdouts y el Club de París.

En los próximos días se hará el anuncio oficial del canje de los bonos en pesos que están indexados por la inflación oficial y que vencen en los próximos dos años, por otros títulos también en moneda local, pero que ajustan por la tasa Badlar más un plus de 200 a 300 puntos porcentuales. La Badlar es la tasa por depósitos a plazo fijo que pagan los bancos por grandes montos y que releva diariamente el BCRA. La operación involucra alrededor de u$s 6.000 millones.

Los bonos en pesos cerraron ayer con subas de hasta 5% impulsados por la inminencia del canje. Para los inversores hoy es más negocio tener "riesgo BCRA" (Badlar), que "riesgo Indec" (inflación oficial).

Boudou aseguró que la Argentina tendrá un "muy buen" desempeño económico en los próximo dos años, y destacó que el Gobierno tiene "mucha tranquilidad para encarar el año que viene" porque la relación deuda-PBI es "muy baja". Explicó que "este año pagamos más de u$s 20.000 millones en deuda, y el año que viene tenemos que pagar menos de u$s 13.000 millones. Y algunas operaciones que vamos a hacer de acá a fin de año nos van a permitir tener una situación aún más holgada".

El titular del Palacio de Hacienda aclaró que la Argentina quiere "participar como todos los países miembro del FMI" pero "no va a aceptar ningún plan de ajuste, ni una intromisión en la política económica".

"Hay que avanzar en un esquema donde se puedan ver los datos de Argentina, pero no cómo una auditoría donde digan ’esto está bien, esto está mal’", aclaró. La semana próxima, el ministro tendrá una reunión con el Director del Hemisferio Occidental del FMI, el chileno Nicolás Eyzaguirre, quien llegará al país para participar de un encuentro del Consejo de las Américas.

Comentá la nota