Arrancó Fiat, pero con ritmo más lento

Arrancó Fiat, pero con ritmo más lento
Durante un par de semanas trabajará tres días y mantendrá suspensiones los otros dos. Renault frenará en febrero.
Mientras la industria automotriz reacomoda las piezas a la espera de obtener una visión de mayor claridad sobre lo que le espera este año, Fiat cumplió con su palabra y comenzó a funcionar ayer a paso lento en su planta de Ferreyra: trabajará tres días por semana y mantendrá suspensiones laborales por los otros dos.

La noticia representa una de cal y otra de arena para las empresas proveedoras locales, que en los últimos días dejaron trascender cierta incertidumbre por la vuelta a las actividades de la compañía. Fuentes del complejo fabril dijeron a este diario que la planta de motores FPT operará con normalidad con sus mil empleados.

Pero para la montadora de automóviles los planes son distintos. Por lo menos durante las próximas dos semanas, Fiat estará activa al 60 por ciento: tres días por semana y suspenderá a los 900 operarios los otros dos. Esto no significa que desde ayer esta cantidad de trabajadores haya vuelto a las líneas. El proceso industrial es progresivo: primero regresa el sector de chapistería, luego pintura y finalmente montaje.

La empresa contempla la fabricación de dos mil unidades mensuales de sus modelos Palio y Nuevo Siena. El personal suspendido percibirá el 75 por ciento de los haberes caídos. Para la compañía es importante el impacto que tenga en el mercado consumidor el plan 0 km impulsado por el Gobierno nacional, ya que hoy ofrece la financiación más barata del mercado.

Camiones. En tanto, el martes próximo regresará a su turno una parte de los empleados de Iveco. Para el 26, esta fábrica de camiones que integra el grupo italiano deberá estar nuevamente en marcha, pero también con el esquema de paso lento diagramado sobre finales del año pasado. Montich, una importante proveedora de chasis de Iveco, también regresará el 26, dijeron fuentes de esta empresa.

Renault. En el caso de la marca del rombo, la planta está operando en la actualidad con el régimen de crisis preestablecido semanas atrás. Es decir, en lugar de fabricar 430 unidades por día la actividad se centra en la producción de 320 vehículos, entre los modelos Kangoo y Clio.

El plan de trabajo contempla que toda la planta esté cerrada por vacaciones y mantenimiento en febrero, período en el que se decidirán los próximos pasos, comentó un interlocutor de Santa Isabel. Mientras tanto, en Santa Fe existe una marcada inquietud por la evolución del cuadro en la planta de General Motors. La semana pasada, tras las vacaciones, 165 operarios no pudieron entrar a la fábrica.

El problema de demanda que sacude a la producción nacional quedó claramente reflejado en el último informe estadístico de la Asociación de Fábricas de Automotores (Adefa). En diciembre pasado, la fabricación cayó el 37,5 por ciento respecto de noviembre, pero un escalofriante 47,5 si se lo compara contra diciembre de 2007. Las concesionarias vendieron 29,1 por ciento menos de automotores el mes pasado que un año atrás.

Panorama inquietante. Mientras tanto, la Unión Obrera Metalúrgica, gremio que reúne a los operarios de las empresas proveedoras de la industria automotriz y de la maquinaria agrícola, expresó ayer su inquietud por la evolución de la situación. "Hay unas 30 Pyme que han presentado procedimientos preventivos de crisis y creemos que ese número va a subir en un par de semanas", indicó Rubén Urbano, vocero del sindicato.

Comentó que la inestabilidad alcanza al autopartismo, pero también a fabricantes de maquinaria y a otros sectores con productos propios, afectados por la recesión global.

Urbano describió el caso de Marte SA, una proveedora de Cibié, con la cual el gremio había alcanzado un convenio para transformar en suspensiones 40 despidos. Pero ahora planteó la necesidad de retornar al esquema original, con el agravante de pedir la aplicación del artículo 247 de la Ley de Contrato de Trabajo 20.744, que permite pagar la mitad de la indemnización.

Otras empresas como Fiplex, BHB (fabricante de sembradoras) y Bicupiro (equipos pesados) presentan atrasos en los pagos de algunas quincenas y medios aguinaldos, según expresó la UOM. "Tenemos casos en que con esos atrasos incluso quieren suspender gente", dijo Urbano.

"Lula", asustado

Pronóstico. El presidente de Brasil, Luiz Inácio Lula da Silva, no cree en las estadísticas que hablan de una leve recuperación de determinados sectores industriales. "Vamos a tener un primer trimestre preocupante, pero el gobierno tomará todas las medidas necesarias para que esta crisis afecte menos al pueblo brasileño", expresó.

Datos. Para el Banco Central de Brasil, la expansión del PBI en 2009 será de 2,4% contra 5,7 registrado oficialmente en 2008.

Pronóstico. "El gran problema de esta crisis es el crédito y tenemos que motivar a los privados a seguir invirtiendo. El gobierno seguirá trabajando para que el crédito regrese a la normalidad", expresó Lula.

Comentá la nota