Arrancó el canje de los bonos atados a la inflación

El Gobierno puso en marcha el primer tramo del canje de bonos atados al coeficiente de estabilización de referencia (CER), es decir a la inflación, por unos 8.300 de pesos, que serán reemplazados, en forma voluntaria, por bonos de cancelación (BOCAN), con vencimiento en el 2014 y cuya tasa de interés varía en función de la tasa Badlar, promedio de plazos fijos de más de un millón de pesos que pagan los bancos privados.
El canje también incluye los préstamos garantizados residuales, que suman unos mil millones de dólares, se extenderá hasta el 7 de setiembre y apunta a sustituir los bonos provisionales PRE 9 y PRE 12 que vencen entre el año que viene y el 2012.

El Palacio de Hacienda estableció que el valor de los bonos a cambiar se fijó con la cotización pública que los títulos tuvieron al cierre de las operaciones del día de ayer. Este dato despertó sospechas. Se dijo que se filtró la relación de canje de los bonos y por eso los papeles a rescatar bajaron muy fuerte de cotización en estos días.

Se calcula que por la relación de canje establecida el Gobierno estaría ahorrando deuda por el equivalente al 13% del valor de los bonos que entren en la operación. Así, un canje total le generaría un ahorro en la deuda cercano a los 1.100 millones de pesos.

En Economía saben que cerca de la mitad de los papeles a canjear están en organismos públicos (ANSeS y Banco Central, sobre todo) y el resto en inversores privados, pero sobre todo de los denominados institucionales (bancos, aseguradoras, fondos de inversión) por lo que el volumen de canje asegurado rondaría no menos del 75%.

Entre inversores minoristas no había hasta ayer una decisión clara sobre qué hacer.

Con estas operaciones el Gobierno busca aliviar un poco los vencimientos de deuda más cercanos y, al mismo tiempo, achicar la emisión de bonos ligados a la inflación.

La manipulación de los precios fue uno de los principales motivos por los cuales el Gobierno se vio paulatinamente imposibilitado de emitir deuda a partir de enero de 2007.

Comentá la nota