Arranca el proceso licitatorio para demoler el viejo Heca

El Concejo Municipal ratificó ayer el convenio por el cual la gestión de Miguel Lifschitz le cede a la provincia el predio del ex Hospital de Emergencias Clemente Alvarez (Heca), donde se construirá el Centro de Justicia Penal. La llave que posibilitó el consenso fue la entrega de terrenos para futuras viviendas sociales por parte de la Casa Gris, en compensación por recibir el viejo edificio de Virasoro y Sarmiento. Al respecto, el ministro de Justicia santafesino, Héctor Superti, anunció a La Capital que hoy activará el proceso licitatorio para la demolición del otrora centro de salud.
La iniciativa contó con el voto (nominal) favorable de 21 ediles. El único que se opuso fue Alfredo Curi, del Partido del Progreso Social (PPS), quien reclamaba que el inmueble que albergó al hospital permaneciera en la órbita municipal en el formato de un centro sanitario para los habitantes de la zona sur.

El tratamiento del convenio en la primera sesión ordinaria de 2009 del Palacio Vasallo reflotó la controversia: antes del discurso con el que Lifschitz abrió el año legislativo, el gobernador Hermes Binner y el ministro de Gobierno provincial, Antonio Bonfatti, se reunieron con los jefes de bloque para tratar de alcanzar un acuerdo.

Incluso fue necesario enviar al despacho del presidente del cuerpo, Miguel Zamarini, un e-mail con la firma de Superti en el que se confirmaba la decisión oficial de darles un nuevo destino a los terrenos ubicados en Circunvalación y Baigorria, hasta ahora a disposición del Servicio Penitenciario santafesino.

Es que la pretensión de algunos ediles opositores de avalar la cesión del ex Heca recién cuando la provincia certificara la entrega de las tierras había instalado por la mañana la posibilidad de postergar la votación.

Fueron María Eugenia Bielsa y Fernando Rosúa, del Bloque Encuentro por Rosario, y su par Daniela León (Unión Cívica Radical) los que ligaron su respaldo a la transferencia definitiva del viejo hospital (tasado en 5 millones de pesos) a la remisión al Concejo del convenio de cesión de terrenos por parte de la gestión de Binner.

Otro cortocircuito entre los concejales apuntó a "algunos actores políticos que se arrogaron un excesivo rol clave en la negociación", deslizaron por los pasillos del palacio.

El tratamiento de la iniciativa incluyó la frustrada última sesión de 2008 y hasta una reciente reunión de Superti con concejales, que le pidieron a la provincia el aporte de un terreno adquirido durante la administración anterior para construir viviendas dentro de un plan todavía por definir.

Previamente, la oposición había reclamado una obra para compensar la cesión del ex Heca (rampas para discapacitados por 2 millones de pesos).

Satisfacción. En tanto, Superti consideró la sesión como "un hecho muy valorable a nivel institucional" y afirmó que "la provincia y el municipio trabajaron en consonancia por el bien de la población".

Sobre el proyecto de su cartera, adelantó que hoy "se pondrá en marcha el proceso licitatorio para la demolición del viejo hospital y, una vez concluido, habrá que encarar una instancia similar en cuanto a la construcción" de la futura sede judicial. l

Congelados

En sintonía con el ajuste anunciado por el intendente Miguel Lifschitz, el Concejo Municipal congelará las dietas, es decir, los denominados sueldos políticos. La medida no afectará al personal de planta, teniendo en cuenta la inminente apertura de la negociación paritaria con el gremio de los municipales.

Comentá la nota